Corporativismo y relaciones laborales en España: La integración institucional del movimiento obrero

Ofrecemos a continuación otro trabajo de Sergio Fernández Riquelme, Corporativismo y relaciones laborales en España: una historia de la organiza­ción del trabajo como sistema de Política Social. (Cuadernos de Relaciones Laborales Vol. 29, Núm. 1, p. 157-­175). Aunque evidentemente no hacemos nuestras las conclusiones del autor, sí que nos parece un buen estudio acerca del corporativismo como «doctrina social fundada, histórica­mente, en la mediación entre trabajo (obreros) y capital (patronos), protagonistas de la Cuestión social, con una finalidad declarada: la armonía social». En este trabajo se puede rastrear el desarrollo del corporativismo en España y su progresiva implantación a través de las distintas leyes y políticas laborales, un fenómeno en el que convergieron los esfuerzos de todas las fuerzas burguesas, tanto de izquierda como de derecha, con el doble objetivo de reducir «los conflictos derivados del trabajo asalariado a través de mecanismos y organismos jurídicos ‘paritarios’ […] y la integración institucional de un movimiento obrero, visto como radicalizado, en organismos de colaboración interclasistas».

RESUMEN

Este trabajo realiza una aproximación histórica al desarrollo instrumental de los “expedientes técnicos” de naturaleza tecnocrática en España, y en especial de carácter corporativo. Para ello establecemos cinco fases generales en su itinerario histórico, buscando las claves generales y compartidas en la definición técnica de los sistemas de gestión ejecutiva y de representación legislativa, resaltando el impacto de las teorías centradas en la idea del “trabajo organizado”. Para ello introducimos las claves filosóficas, tanto políticas como jurídicas, de un fenómeno, no siempre advertido, de relación entre economía y política, en clave de gestión técnica y armonía social; una tendencia presente en el complejo proceso de modernización española, y que en el caso del corporativismo, ha generado y genera una Política social condicionada por criterios sociolaborales.Continue Reading

El Sindicato

Extracto de Problemas del sindicalismo y del anarquismo, de Juan Peiró (1887-1942), secretario general de la CNT en 1922-23 y 1927-29.  

II. EL SINDICATO

Dicho simplemente, el Sindicato es el instrumento para la defensa de clase. Harto se comprende, además, que el concepto general de clase, desde nuestro punto de vista, no admite más que una: la sujeta a la ley del salario.

Si el concepto general no admite más que una sola clase, se deduce fácilmente que en el Sindicato caben todos los asalariados, con tal que lo sean efectivamente, sin distinción de ideas políticas y confesionales, ya que el Sindicato, de derecho, es el instrumento que se desenvuelve en el plano de las luchas económicas, y es en ese plano de convergencia, común a todos los asalariados, donde resulta posible un estado de convivencia inteligente entre los mismos, por más heterogénea que sea la composición espiritual e ideológica de la colectividad formada por ellos.

La defensa de clase frente a la burguesía, que como clase aparece siempre compacta en la defensa de sus intereses, sólo puede desarrollarse eficazmente mediante la unión del proletariado en un fuerte bloque de oposición; y esa unión no es realizable en ningún caso por una espontánea coincidencia ideológica, y siempre por la correlación de los intereses comunes de clase.Continue Reading

Cómo la burguesía intentó acabar con la lucha de clases: el corporativismo fascista y democrático

La primera masacre imperialista que comenzó en 1914, y que fue apoyada por los partidos socialistas adheridos a la II Internacional y por casi todas las organizaciones sindicales, no logró liquidar el impulso clasista del proletariado europeo. El periodo revolucionario que se inicia en 1917 (revolución rusa, bienio rojo en Italia, trienio bolchevique en España, revolución espartaquista en Alemania, República Soviética de Hungría, motines de obreros y soldados, etc.) puso a la burguesía internacional en serias dificultades, obligándola a reaccionar. Y la respuesta de los capitalistas se orientó hacia la solución corporativa. “La Burguesía no dejaba de percibir y de temer las gigantescas e inevitables conmociones sociales futuras, la crisis, la guerra y las tempestades revolucionarias. Las cuestiones antes eludidas debían ponerse sobre el tapete. Había que perfeccionar la máquina de explotación, hacerla aún más resistente a las agitaciones sociales, aumentar el poder opresivo del Estado capitalista al nivel que exigen las imperiosas necesidades históricas. Había, pues, que instaurar una especie de Unión Sagrada orgánica, absorber al proletariado en una red de instituciones estatales destinadas a captar las menores efervescencias de clase, resumiendo, crear un ambiente pestilente que ahogara hasta el menor reflejo de conciencia proletaria. En fin, había que crear una economía de guerra en una atmósfera de “paz social” para así soldar al proletariado en cuerpo y alma al destino del Capitalismo.” (Otra victoria del capitalismo: el seguro obligatorio de desempleo, J.B. Mélis).Continue Reading

Trabajadores: No celebremos la fiesta del Dos de Mayo

Extracto de las memorias de Anselmo Lorenzo, El Proletariado Militante.

En tiempos anteriores a la Revolución de Septiembre [de 1868] señalábase el día 2 de Mayo como nefasto para los extranjeros pobres. Los artistas mendicantes extranjeros que, sin experiencia o sin el consejo de un compañero, se metían confiadamente por los barrios populares pidiendo el óbolo público, pronto tenían que retirarse ante los insultos o las pedradas de los niños callejeros, excitados por los hombres, que creían obra meritoria de patriotismo humillar y maltratar a los franchutes que se presentaban, como llamaban a todo extranjero por incapacidad de distinguir, a causa de su ignorancia, las diferencias que caracterizan a los naturales de las diversas nacionalidades.Continue Reading

Necesidad de la asociación

Conferencia a cargo del anarquista y sindicalista José Prat, leída en el Centro de la Federación Metalúrgica de Barcelona, el 31 de octubre de 1903. Con la reproducción de este documento pretendemos seguir contribuyendo a clarificar las bases y los principios sobre los que es posible construir un frente unido proletario para la defensa de las condiciones de vida y los intereses del Trabajo; un frente en el que, como decía José Negre en el primer congreso de la CNT, «minorías conscientes y afines en procedimientos de lucha unan sus esfuerzos en una labor común, con actuación simultánea, planteando y desarrollando los conflictos de la lucha social en el más puro terreno económico (pues malgrado las negociaciones de los filósofos a la violeta, sin más campo de experimentación que su gabinete particular, el problema social no es más que un problema de intereses, entre una clase que nada produce y todo lo acapara y otra que lo produce todo y nada posee)».

[Digitalización KCL. Imagen de cabecera: Obreros leyendo, de Luis Graner.]

José Prat (1867-1932).

José Prat (1867-1932).

***

Compañeros:

Se han dicho tantas cosas buenas sobre la asociación, que me es difícil hallar algo nuevo que fortalezca en vuestro ánimo la convicción de su necesidad.

De todos modos, si no lo logro, no perderéis gran cosa, pues las cosas viejas que os diga acaso resulten nuevas para algunos de vosotros, y así unos las recordarán y las aprenderán los demás.

La asociación es la base de la vida. Mejor dicho: sin la asociación no hay vida posible. El electrón, que es la partícula de material al parecer indivisible[1], se junta a otros electrones y forman el átomo; el átomo se junta a otros átomos y forman las moléculas; la molécula se junta a otras moléculas y forman los cuerpos, tanto inorgánicos como orgánicos. Se llama cuerpo inorgánico a aquel que no tiene la propiedad de desarrollarse y de reproducirse, como un pedazo de mármol, de hierro, etc., y se llama cuerpo orgánico a aquellos que por medio de la nutrición crecen, se desarrollan, se reproducen y, llegados a un cierto límite de desarrollo que no pueden traspasar, decrecen, pierden su propiedad vital y con la muerte vuelven al estado de materia inorgánica.Continue Reading

Naufragios, masacres y fuerza de trabajo sobrante

A propósito de los recientes naufragios en el Mediterráneo que han sepultado bajo el mar a centenares de trabajadores procedentes del norte de África, publicamos a continuación un breve y elocuente texto de Paul Mattick (Cómo resuelve la burguesía el problema del paro) con una introducción del compañero Karlchen.

Las masacres de parados y de refugiados negros en Libia por parte de los yihadistas, los pogromos contra los trabajadores “extranjeros” en Sudáfrica, los frecuentes naufragios de barcos llenos de parados inmigrantes, que llegan a pagar más de 7.000 € por un asiento rumbo a la muerte, la activa complicidad del capitalismo con estas formas de reducir las “estadísticas del paro”; todos estos recientes acontecimientos ocupan las portadas de la prensa.

Pero hay algo que seguro que no dirán los dirigentes capitalistas ni sus periodistas a sueldo, ni tampoco esas almas caritativas y “humanitarias”.

Con la sangre, el fuego y el hambre, el capitalismo resuelve a su manera el problema del paro.Continue Reading

Los orígenes de la CNT

La CNT ha pasado a la historia como la organización anarcosindicalista mediante la cual el proletariado de España se batió contra la burguesía durante la primera mitad del pasado siglo. Sus orígenes, sin embargo, se sitúan en buena parte fuera de la órbita del anarquismo, y constituyen un episodio histórico del que merece la pena sacar todas las enseñanzas que sea posible. Por otra parte, no son pocas las analogías históricas que se pueden establecer entre los tiempos presentes y aquella Cataluña de principios del siglo XX: crisis económica y renovación tecnológica que arrastra a la miseria al proletariado, influencia de los demagogos en la clase obrera, ausencia de organización proletaria, existencia de un cierto asociacionismo libertario ligado a las fuerzas pequeño burguesas republicanas, ausencia de legislación laboral (hace 100 años porque no existía ley ninguna y hoy porque no se cumplen), etc.Continue Reading

Manifiesto de Solidaridad Obrera a los trabajadores de Barcelona (1907)

El 25 de julio de 1907, mientras la Unión Local de Sociedades Obreras de Barcelona se estaba transformando en la Federación Local de Sociedades Obreras de Barcelona – Solidaridad Obrera, reagrupando al proletariado de la ciudad en torno a la defensa de los intereses del Trabajo, apareció este manifiesto publicado en el periódico Tierra y Libertad, dirigido a los obreros de la ciudad condal. Tres años después, Solidaridad Obrera se convirtió en la Confederación Nacional del Trabajo.

[Imagen de cabecera: Portada del nº 1 de Solidaridad Obrera, 19 de octubre de 1907. Una mujer, que representa la solidaridad obrera, trata de despertar al obrero de los sueños que le provoca el opio burgués: el cuerno de la abundancia y la autonomía de Cataluña. En la parte de abajo se podía leer: Dormido, el proletario sueña extasiado en inocentes venturas. Cerca de él está el opio que la clase dominante y astuta de la burguesía da al pueblo para abstraerle de sus realidades y de la mísera condición de su vida. Así, olvidando su positivo estado, alejándose de su verdadero concepto de explotado, se entrega en aras de calmantes creencias e inocentes ideales… y entre promesas y visiones duerme, duerme inconsciente… ¡Pobre proletario! Mientras él, aletargado por el opio vive abstraído de su ser humano, la burguesía, con el instinto propio de la serpiente, va chupando la sangre de sus venas, dejando su cuerpo en la anemia y la impotencia. ¡Qué fácil es así dominar al pueblo! Pero afortunadamente aún quedó germen de aquella legión de obreros conscientes que en la historia del proletariado dejaron marcadas sublimes páginas de abnegación y de entereza y de cuyo genio surgieron aquellos hermosos destellos de Solidaridad que reflejaron en el mundo obrero el verdadero camino de su mejoramiento y de su emancipación social. Estos son los que de puerta en puerta irán llamando a sus compañeros con la figura gallarda y serena de la Solidaridad Obrera al grito de ¡¡Proletario, despierta!!]

Continue Reading

Estatutos y origen de la Asociación Internacional de Trabajadores

Reproducimos a continuación los Estatutos de la Asociación Internacional de Trabajadores (1864), redactados por Marx. Vienen precedidos por un extracto de las conferencias de Riazanov en la Academia Socialista de Moscú en 1922 (publicadas bajo el título Marx y Engels [1]), en el que se explica resumidamente el origen de la I Internacional, de la que formó parte la bien organizada Federación Regional Española, entre 1868 y 1872.

[…] Tal era el estado del movimiento obrero en Inglaterra y en Francia hacia 1862, en cuya época se producen varios acontecimientos que motivan un más estrecho contacto entre los obreros franceses e ingleses. Da posibilidad a este acercamiento la Exposición Universal de Londres. Esta exposición es el remate de un nuevo estadio de la producción capitalista, de la gran industria que hace desaparecer los países aislados para transformarlos en una parte de la economía mundial. La primera exposición fue organizada en Londres en 1851, después de la revolución de febrero; la segunda, en París, en 1855, y la tercera nuevamente en Londres.Continue Reading

La pequeña burguesía y su expresión política en la historia

Marx, La lucha de clases en Francia (1850)

“El capital acosa a esta clase [la pequeña burguesía] principalmente como acreedor; por eso ella exige instituciones de crédito. La aplasta con la competencia, por eso ella exige asociaciones apoyadas por el Estado. Tiene superioridad en la lucha, a causa de la concentración de capital; por eso ella exige impuestos progresivos, restricciones a la herencia, centralización de grandes obras en manos del Estado y otras medidas que contengan por la fuerza el incremento del capital.”Continue Reading