Sindicatos y movimientos obreros en el Sur global

Ultimo epígrafe del libro Sourthern Insurgency. The coming of the Global Working Class, de Immanuel Ness (Pluto Press, 2016).

Los sindicatos surgieron en el siglo XX como representantes de una clase obrera, la del Norte, que ya no existe en la época presente. En el Sur, los sindicatos más consolidados son una herencia de los movimientos obreros involucrados en las luchas anticoloniales, y tienen poca conexión con la clase obrera contemporánea. Incluso la FNS (Federación Nacional de Sindicatos), la federación del trabajo de China, es un legado del pasado. Se formaron diversos sindicatos, y estos continuaron durante el periodo de independencia formal, defendiendo los derechos de los trabajadores de diversas formas. Como en el caso de Europa occidental, los sindicatos del Sur se formaron en periodos de lucha y explotación del trabajo, a menudo oponiéndose al colonialismo y allanando el camino a la independencia.

En la década del 2000, las configuraciones del trabajo que se han desarrollado en el Sur global proceden de previas movilizaciones obreras, que se formaron dentro de unos sistemas de partido que han delimitado el ámbito de la actividad y el poder de los oficios en el periodo posterior a la segunda guerra mundial. Estos regímenes definen los límites de los sindicatos oficiales, y muestran las fronteras para la expresión y el desarrollo de la militancia obrera no autorizada. Siempre queda abierta la cuestión de si los sindicatos existentes pueden contener el desarrollo concreto de organizaciones obreras independientes. Los ejemplos de China, India y Sudáfrica, estudiados aquí, revelan que los obreros industriales están involucrados en una acción directa contra la explotación institucionalizada, en varios ámbitos, y están planteando reivindicaciones que están reconformando los viejos sindicatos.Continue Reading

Las elecciones presidenciales en los EEUU consolidan la tendencia hacia la formación de bloques sociales reaccionarios

Mouvement Communiste/Kolektivně proti Kapitălu. Boletín n°13, 20 diciembre 2016.

LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN LOS ESTADOS UNIDOS CONSOLIDAN LA TENDENCIA HACIA LA FORMACIÓN DE BLOQUES SOCIALES REACCIONARIOS. LA VICTORIA DE TRUMP FAVORECE A LA FRACCIÓN PROTECCIONISTA DEL CAPITAL, QUE ES LA QUE MÁS HA SUFRIDO LAS DIFICULTADES DE VALORIZACIÓN DE ESTE PERIODO. UN PASO MÁS EN LA ESCALADA DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL.

Más allá de las características de la composición del voto de Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas y de las nefastas e inesperadas consecuencias de su victoria sobre una clase obrera dividida, este corto texto trata de arrojar luz sobre el hecho de que la victoria del candidato demagogo y reaccionario, que no era la opción de los capitalistas más avanzados, se corresponde con la de los sectores del capital que pasan por más dificultades a la hora de valorizarse.

Junto a Trump y sus acólitos reaccionarios, la que también accede a los mandos del Estado es la fracción nacionalista y proteccionista de los capitalistas. Esta fracción, ante el aumento de las dificultades para valorizar el capital, reacciona consolidando por la vía electoral un bloque social reaccionario interclasista compuesto por todas las “víctimas” (capitalistas, rentistas y proletarias) de la crisis financiera y la crisis fiscal posterior de los Estados. Los capitales individuales norteamericanos más internacionalizados, por su parte, intentan ya adaptarse lo mejor posible a este cambio de rumbo.Continue Reading

La re-formación de la clase obrera global

Artículo publicado originalmente en Roar Magazine.
Beverly J. Silver es profesora de sociología en la Johns Hopkins University y directora del Arrighi Center for Global Studies, donde coordina un grupo de investigación sobre la Protesta Social Global. Se puede leer aquí una reseña de su libro Fuerzas de trabajo: Movimientos obreros y globalización.
En este artículo Silver retoma el concepto de “formación de la clase obrera” del historiador E.H. Thompson, planteando la posibilidad de que el aumento de las protestas obreras a escala mundial sea el primer paso de un proceso de re-formación de la clase obrera global. La autora, no obstante, se centra en la clasificación formal y sociológica de los diferentes tipos de protesta y los sujetos que las protagonizan, sin profundizar en el contenido de clase que expresan, en los factores políticos que en última instancia determinan el desarrollo y la formación de la clase obrera, según Marx y el propio Thompson (“la formación de la clase obrera es un hecho de historia política y cultural, tanto como económica”).

 ***

Desde los años 80, el enfoque predominante en las ciencias sociales ha consistido en asumir que las movilizaciones basadas en el trabajo y en la clase eran una reliquia del pasado. La “globalización”, se argumentaba, desencadena una intensa competición entre los trabajadores de todo el mundo, cuyo resultado es una implacable espiral descendente del poder y el bienestar de los obreros. La restructuración de la producción (cierre de plantas, subcontratación, automatización y la incorporación de un nuevo suministro masivo de fuerza de trabajo barata), se decía, socava a las clases trabajadoras establecidas, vinculadas a la producción en masa en los países del centro, y crea barreras insuperables para el resurgimiento de nuevas movilizaciones obreras en cualquier parte.

Este argumento terminó denominándose la tesis de la “carrera hacia el abismo”. El razonamiento dejaba poco margen a sus defensores para comprender el resurgimiento de las protestas laborales y las movilizaciones clasistas que se sucedieron en todo el mundo a partir del 2008. Este reciente aumento ha adquirido varias formas: una ola de huelgas de los obreros fabriles de China y otras partes de Asia, huelgas salvajes militantes en las minas de platino de Sudáfrica, ocupaciones de las plazas públicas por parados y jóvenes subempleados, desde el norte de África a los Estados Unidos, protestas anti-austeridad en Europa. Estas eran tan solo algunas de las señales que indicaban que la marea estaba cambiando. De hecho, parece que estamos tan solo en los comienzos de un nuevo aumento mundial de las movilizaciones laborales de clase.

EL CRECIMIENTO MUNDIAL DE LAS MOVILIZACIONES DE CLASE

Para poder comprender qué es lo que está sucediendo ante nuestros ojos, necesitamos un enfoque que tenga en cuenta que las recurrentes revoluciones en la organización de la producción, que caracterizan la historia del capitalismo, no sólo provocan la descomposición de las clases obreras ya establecidas, sino también la formación de nuevas clases obreras a escala mundial.

Aquellos que durante las pasadas décadas han estado anunciando la muerte de la clase obrera y de los movimientos obreros tienden a fijarse únicamente en aquella parte del proceso de formación de la clase que implica descomposición. Pero si trabajamos desde la premisa de que las clases obreras mundiales  y los movimientos obreros están constantemente formándose, descomponiéndose y reformándose, entonces tendremos un poderoso antídoto contra esa tendencia a pronunciarnos prematuramente sobre la muerte de la clase obrera cada vez que una clase obrera específica se descompone. La muerte del movimiento obrero ya se pronunció prematuramente a comienzos del siglo XX, conforme el ascenso de la producción en masa minaba la fuerza de los obreros-artesanos; y de nuevo se enunció prematuramente a finales del siglo XX.

Al centrarnos en la formación, descomposición y reformación de las clases obreras, estaremos en condiciones de observar el estallido de nuevas luchas, tanto de las nuevas clases obreras en formación como de las viejas clases obreras en descomposición; esto es, las luchas de aquellos que están experimentando tanto el lado creativo como destructivo del proceso de acumulación capitalista, respectivamente. Yo he denominado a estas luchas como protestas obreras Tipo Marx y Tipo Polanyi. Las protestas obreras Tipo Marx están compuestas por las luchas de las nuevas clases obreras emergentes, que desafían su estatus de mano de obra barata y dócil. Las protestas obreras Tipo Polanyi están compuestas por las luchas de las clases obreras ya establecidas, que defienden sus modos de vida y sustento, incluidas las concesiones que el capital y el Estado les ha concedido en las previas oleadas de lucha.

En el presente aumento de las luchas podemos ver ambos tipos de protestas: la oleada de huelgas de la nueva clase obrera migrante en China se correspondería con el tipo nueva clase obrera en formación y las protestas anti-austeridad en Europa se corresponderían con el tipo descomposición de las clases obreras ya establecidas.

LUCHAS EN LOS LUGARES DE PRODUCCIÓN

La oleada de huelgas que sigue su curso en China es la última manifestación de una dinámica que se puede resumir en la frase: allí donde va el capital, no tarda en surgir el conflicto capital-trabajo. Dicho de otra manera, la sucesiva difusión geográfica de la producción en masa por todo el globo desde mediados del siglo XX hasta el presente ha producido sucesivas oleadas de formación de nuevas clases obreras y protestas laborales tipo Marx. Allí donde el capital manufacturero se desplaza a nuevas localizaciones geográficas en busca de mano de obra más barata o dócil, podemos observar los patrones ya conocidos, y a pesar de que en aquellas zonas que el capital abandona el trabajo se debilita, más que una carrera hacia el abismo el resultado ha sido la creación de nuevas clases obreras y nuevos y fuertes movimientos en todos los nuevos lugares de producción.

Esta dinámica se hizo visible durante los “milagros manufactureros” de Brasil y Sudáfrica en los 60, y de Korea del Sur en los 70, que vinieron acompañados al cabo de una generación por la emergencia de “milagrosos movimiento obreros” que desmantelaron los regímenes represivos que garantizaban una mano de obra dócil y barata. Y la misma dinámica se puede observar hoy en China.

Una de las respuestas de los capitalistas a la oleada de protestas obreras en China ha sido la relocalización de la producción hacia lugares donde el trabajo es si cabe más barato. Las fábrica se trasladan de las areas costeras a las provincias del interior y a países más pobres de Asia, como Vietnam, Camboya y Bangladesh. Pero casi de manera inmediata se confirma la tesis de donde va el capital le sigue el conflicto, y se producen huelgas en estas nuevas zonas de inversión. Cada vez parece más claro que el capital ya no tiene donde huir.

Otra respuesta de los capitalistas ha sido acelerar la tendencia a largo plazo hacia la producción automatizada, es decir, intentando solucionar el problema del control de la mano de obra eliminando trabajadores del proceso de producción. Pero las protestas obreras en los lugares de producción continúan siendo un importante componente de la agitación laboral general. La completa supresión del trabajo humano dentro del proceso productivo sigue pendiente. Es más, la reorganización post-fordista de la producción ha aumentado de hecho el poder disruptivo de los obreros en los centros de producción, dentro de algunos sectores, a pesar de que en la literatura está muy difundida esa tendencia a centrarse únicamente en la forma en la que estos cambios debilitan el poder obrero.

Por ejemplo, la producción just-in-time, al eliminar el stock y las redundancias en el proceso productivo, ha fortalecido el poder disruptivo de los trabajadores en el centro de producción. En la industria del automóvil, los proveedores entregan las piezas just-in-time a las fábricas de montaje. Al suprimir el stock del suministro, la huelga que paraliza la producción de las piezas más importantes puede llegar a paralizar todas las operaciones de montaje de la corporación en cuestión de días. De hecho, esto es precisamente lo que pasó en China en 2010, durante la huelga en la fábrica de piezas para automóviles que paralizó rápidamente todas las operaciones de Honda en China.

Del mismo modo, la globalización del comercio y de la producción ha aumentado el poder de negociación de los trabajadores de los transportes y las comunicaciones, en la medida en que las huelgas en este sector recuperan de nuevo el fantasma de la amenaza de la interrupción de las economías regionales y nacionales, así como de toda la cadena de suministro global. De esta forma, mientras la clásica historia del levantamiento de febrero de 2011 en Egipto se centra en las protestas en la calle y la ocupación de la plaza Tahrir, la dimisión de Mubarak sólo se produjo cuando los obreros del Canal de Suez se pusieron en huelga (con todo lo que ello conlleva para el comercio nacional e internacional).

LUCHAS EN LA CALLE

Si bien es un error subestimar el papel presente y futuro de las luchas obreras en los lugares de producción, también lo es subestimar el papel de las luchas en la calle. De hecho, la relación entre estos dos lugares de lucha se puede observar ya en el volumen I de El Capital.

Por un lado, Marx estudió lo que ocurre en esta “esfera oculta de la producción [fabril]” en las secciones centrales del volumen I de El Capital, donde cataloga el conflicto endémico capital-trabajo acerca de la duración, intensidad y ritmo de trabajo. La naturaleza endémica del conflicto capital-trabajo en los lugares de producción sigue siendo relevante hoy día. Por otro lado, en el capítulo 25, Marx también dejó claro que la lógica del desarrollo capitalista no sólo provoca luchas endémicas en el centro de trabajo, sino que implica un conflicto a un nivel social más amplio, a medida que la acumulación del capital viene acompañada de su “acumulación de miseria”, sobre todo bajo la forma de un creciente ejército de reserva de obreros parados, subempleados y precarios.

Desde este punto de vista, el capitalismo históricamente se caracteriza no sólo por sus procesos cíclicos de creación y destrucción, sino también por una tendencia a largo plazo a destruir las subsistencias existentes más deprisa de lo que es capaz de crear otras nuevas. Esto señala la necesidad de conceptualizar un tercer tipo de agitación laboral además de las protestas de las clases obreras que se están formando (tipo Marx) o descomponiendo (tipo Polanyi). Este tercer tipo (para el que no tengo nombre) es la protesta de aquellos trabajadores que el capital esencialmente evita o excluye; esto es, aquellos miembros de la clase obrera que no tienen nada que vender más que su fuerza de trabajo, pero que tienen pocas posibilidades de venderla a lo largo de su vida.

Los tres tipos de protestas obreras son resultado de diferentes manifestaciones del mismo proceso capitalista de desarrollo. Los tres son bien visibles en el presente aumento global de los conflictos laborales y clasistas, siendo las protestas de vastos sectores de la juventud desempleada de todo el mundo el ejemplo paradigmático de nuestro tercer tipo. Finalmente, el destino de cada uno de los tres tipos de luchas está profundamente ligado a los otros dos.

UNIENDO A LA CLASE OBRERA

El optimismo de Marx acerca del internacionalismo obrero y el poder transformador de las luchas proletarias se debía en parte a que los tres tipos de luchas (la de aquellos que se incorporan al trabajo asalariado en su última fase de expansión material, la de aquellos que están siendo expulsados como consecuencia de la última ronda de restructuración, y la de aquellos que el capital no necesita) se hallaban dentro de los mismos hogares y comunidades obreras. Vivían juntos y luchaban juntos.

Dicho de otra forma, Marx esperaba que las diferencias dentro de la clase (entre empleados y desempleados, activos y ejército de reserva, aquellos que tienen capacidad para imponer costosas disrupciones al capital en los centros de producción y aquellos que sólo tienen capacidad para interrumpir la paz en las calles) no se solaparan con las diferencias de ciudadanía, raza, etnicidad o género. Como tales, los obreros que encarnaban los tres diferentes tipos de conflicto obrero eran una sola clase obrera con un poder y unas demandas comunes, y con la capacidad de desarrollar una perspectiva post-capitalista que prometía la emancipación de toda la clase obrera mundial.

Históricamente, no obstante, el capitalismo se ha desarrollado acompañado del colonialismo, el racismo y el patriarcado, dividiendo a la clase obrera en distintos estatus (como la ciudadanía, la raza/etnicidad y el género) y embotando su capacidad para desarrollar una perspectiva emancipadora para la clase en su conjunto.

Hoy hay señales de que estas divisiones se están exacerbando (aumento de los sentimientos xenófobos contra los inmigrantes, esfuerzos para restringir los flujos migratorios y para reforzar los privilegios basados en la ciudadanía). Pero también hay otras señales que indican que estas divisiones se están debilitando, si no rompiendo, abriéndose perspectivas a nivel local, nacional e internacional para unas movilizaciones capaces de reunir en solidaridad a los protagonistas de los tres tipos de protestas obreras y de generar proyectos de emancipación transformadora para el siglo XXI.

Beverly Silver.

Contra las ideas establecidas dentro del “movimiento” del 2016 en Francia

Mouvement Communiste/Kolektivnë proti Kapitälu. Boletín nº 11, 22 junio 2016.

Últimamente estamos asistiendo, tanto en Francia como en Bélgica, a una avalancha de giros semánticos y modificaciones en el sentido de bastantes conceptos y categorías propias del movimiento obrero revolucionario. Palabras que antes conservaban todo su sentido para los proletarios revolucionarios, como la huelga, en todas sus ilimitadas e insurreccionales declinaciones, o la violencia de clase, la revuelta, el bloqueo de la economía, la ocupación del terreno productivo y los sabotajes, las asambleas generales y la democracia directa, el movimiento y sus comités de base, hoy en día carecen de contenido subversivo. Se presentan bajo formas envilecidas o con un sentido diametralmente opuesto al original: se convierten en caricaturas inofensivas de la verdadera lucha de clases.

La ausencia de una correlación de fuerzas favorable (o al menos no tan claramente desfavorable) se intenta paliar mediante una escalada verbal que exalta simulacros de lucha. En lugar de reconocer los límites de los proletarios, o incluso la ausencia de toda combatividad, y estudiar sus causas, los sindicatos llamados conflictivos (CGT y SUD en Francia, FGTB-CGSP en Bélgica[1]) y sus ayudantes estalinistas, trotskistas y autónomos se lanzan a una carrera de velocidad para ver quién es el más radical. ¿Qué no hay huelgas? Pues vayamos entonces hacia la “huelga general”. ¿Que no hay huelga general? Entonces transformémosla en « insurreccional » o si no “bloqueemos la economía”, o “¡vayamos hacia la revolución!”. ¿Qué los obreros no ocupan sus centros de producción? Entonces nosotros bloquearemos las calles y las plazas.

Nuestros agitadores orales han pasado alegremente de la huelga por delegación[2] a la sustitución de la propia huelga. La evocación de la lucha ha sustituido a las verdaderas luchas masivas, que desgraciadamente no existen. Y cuando estos sucedáneos teatrales de la lucha de clases cristalizan en acciones ultra-minoritarias sin posibilidad de adquirir mayor amplitud, terminan reforzando la convicción del resto de proletarios de que el único objetivo de estas acciones es joderles la vida cotidiana, ya trabajen o estén en paro.

En este contexto repleto de falsas apariencias, donde las sombras de lo que una vez fue la lucha de clases bailan sobre el escenario del dominio capitalista, es fundamental restaurar el verdadero sentido de estos términos tan manidos, edulcorados y prostituidos, términos que no obstante antaño vertebraban el terreno conceptual del movimiento obrero independiente.Continue Reading

Antifascismo: fórmula confusionista

BILAN nº 7, mayo 1934.

Muy probablemente la situación actual, en lo que atañe a la amplitud de la confusión, supera a las anteriores situaciones de reflujo revolucionario. Esto se debe, por una parte, a la evolución contrarrevolucionaria de aquello que el proletariado conquistó tras grandes luchas durante la posguerra: el Estado ruso, la III Internacional, etc., y por otra parte, a la incapacidad de los obreros para hacer frente a esta evolución con un frente de resistencia ideológica y revolucionaria. El entrelazamiento de estos fenómenos con la brutal ofensiva del capitalismo, que se orienta a la formación de bloques con miras a la guerra, provoca luchas obreras y a veces también grandiosas batallas (Austria). Pero estas batallas no resquebrajan el poder del centrismo[1], la única organización política de masas, que ya se ha pasado a las fuerzas de la contrarrevolución mundial.

Ante semejantes derrotas, la confusión no es más que el resultado logrado por el capitalismo, que ha incorporado al Estado obrero, al centrismo, a sus necesidades de supervivencia, llevándolo al terreno en el que desde 1914 se desenvuelven las insidiosas fuerzas de la socialdemocracia, principal factor de la descomposición de la conciencia de las masas y portavoz cualificado de las consignas de las derrotas proletarias y las victorias capitalistas.

En este artículo examinaremos una típica fórmula confusionista que en los medios obreros que se dicen de izquierda (?) se conoce con el nombre de “antifascismo”.Continue Reading

Cartas desde París y Reflexión sobre el contenido y los medios de lucha bajo el presente dominio capitalista (H.Simon)

Primera carta desde París, 6 de abril.

“NOCHE EN PIE” EN PARÍS

Os envío la imagen con la bandera roja sobre la República, en el instante en que tomé la foto.

Esto es en general lo que dicen los que están en las asambleas de la “Nuit Debout”:

“Reapropiarnos del espacio político pasa también por reapropiarnos del espacio público.”

“Estas noches en pie no son reivindicativas. Son políticas. Pretenden ser un lugar de encuentro y de manifestación en su sentido más primario. Porque pensamos que ya no tenemos nada que decir en la política actual, y que nuestras papeletas de voto carecen de sentido. Y porque queremos recuperar el sentido político de nuestra vidas.”

“Esta noche en pie será pues un espacio para la palabra.”

ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE LA “NUIT DEBOUT”

De vuelta en París, ayer por la tarde me acerqué a la Plaza de la República.

Me impresionó bastante la cantidad de gente que había en la asamblea (entre 2.000 y 3.000, una asamblea general de un tamaño que emociona). Escuchaban y participaban. El discurso y la madurez política tienen más importancia que antes (los “indignados” o “occupy”, sería un error comparar estos movimientos diferentes, aunque es lo que pretenden los “recuperadores” de todo pelaje).

Se habla de política sin tapujos, y aunque no se pretendan aportar soluciones políticas ni hablar de la sociedad futura, eso es de hecho lo que hacen. Son lúcidos contra la clase política y un poco (habrá que comprobarlo) contra “la izquierda de la izquierda”. Al menos este discurso estuvo presente.

Se hacen ilusiones con la democracia: “somos nosotros, el pueblo, los que debemos remplazar a los inútiles que nos gobiernan, de todos los partidos”. Pero al mismo tiempo critican el sistema de representación que de hecho es “el” totalitarismo de los poderosos. Hubo una discusión acerca de si votar o no si se ocupaba la plaza. No hace falta, decían algunos, pues “estamos aquí para imponer nuestra voluntad”. Así pues, “ocuparemos la plaza aunque sea ilegal”.

No había muchos izquierdistas ni profesionales de este tipo de movimientos. No reconocí a nadie. La mayor parte de los participantes tenía en torno a 20-22 años, aunque había personas de más edad de pie, alrededor de los que hablaban sentados.

Quieren que la lucha vaya más allá de la Ley del Trabajo-El Khomri y que continúe hasta su abolición. Dicen que hay que luchar por abolirla para lograr la victoria frente al poder, que nos volverá a atacar. Hay que conseguir la victoria para acabar con el ciclo de derrotas que duran al menos desde las luchas contra las jubilaciones en 2010.

Algunos trabajadores del ferrocarril de la Gare de l’Est intervinieron para invitar a que se participara en la comisión creada para preparar la huelga general. Otros también estaban de acuerdo en que había que preparar la huelga general, acercarse a las banlieues y a las fábricas para hacer asambleas. Toda la población debe recuperar la palabra y el poder. No era difícil tomar la palabra. Me lo llegué a plantear, pero primero prefería escuchar, ya veremos en la próxima asamblea general.

Según algunas personas que me encontré, el Nuevo Partido Anticapitalista está empezando a involucrarse en el movimiento para “calmarlo”.

PEQUEÑO COMENTARIO GENERAL

Parece que se confirma lo que yo comentaba en una reflexión anterior: “se escucha un profundo rugido procedente de las entrañas de la sociedad y que se amplifica y se eleva de la sociedad…”. Este rugido aún debe madurar. Se enmarca en una profunda ola a la que le ha costado trabajo emerger, pero la continuidad de las luchas pasa por aquí. Recuerdo el texto de Henri Simon sobre la importancia de “las plazas” [“Reflexión sobre el contenido y los métodos de lucha bajo el presente dominio capitalista“, reproducido más abajo], en el que afirma que este tipo de movimientos se remontan a Tiananmén. Este artículo debería estar disponible en la web “Fragmentos de la autonomía”. Aunque no es ni mucho menos suficiente, el texto apunta algunas cosas que sí que tienen valor.

SOBRE ESTE MOVIMIENTO

Cuidado con los que están detrás de este movimiento o tratan de mojar la pólvora antes de que las reacciones sean demasiado fuertes, y también con los que buscan crear un Podemos a la francesa para canalizar las futuras luchas. ¿O acaso persiguen ambos objetivos al mismo tiempo? Así es, pues ciertamente sorprende la “ruidosa” publicidad que han hecho los medios de la burguesía.

Dicho esto, si bien la burguesía trata de solucionar la falta de credibilidad de sus órganos políticos y sus sindicatos, también sería interesante señalar que eso quiere decir que percibe que algo está cambiando.

***

Segunda carta desde París (distinto remitente), 9 de abril.

Decido ir a ver qué pasa en la plaza de la República. Me encuentro con el movimiento Nuit Debout, alternativa al encuadramiento de un movimiento que supera a los sindicatos, al gobierno e incluso un poco a la policía.

El viernes 8 de abril estuve en la plaza y al día siguiente a la salida del metro del bulevar Filles du Calvaire.

La manifestación parece en principio clásica: los globos de los sindicatos, el cortejo de las juventudes comunistas. Pero al acercarnos a la Bastilla, la manifestación se bloquea. En el bulevar Beaumarchais, la gente retrocede por las aceras…los manifestantes están bloqueados en las vías de circulación mientras otros dan media vuelta por las aceras.

Por teléfono me dicen que la situación es tensa y que por eso la manifestación está parada. Las CRS han cargado y se han producido o se están produciendo choques.

Por las calles paralelas, llego a la Bastilla, cruzándome con personas con los ojos rojos: ya habían gaseado.

En la Bastilla, descubro que la cabecera de la manifestación no está allí y que la plaza está completamente rodeada por los CRS. Un largo cordón cierra el paso a derecha e izquierda de la columna de Julio. Imposible enfilar el bulevar Richard Lenoir, ni ir más lejos…

Espera, más bien larga. ¿Qué van a hacer los secretas? ¿Qué van a hacer las CRS? Empieza el movimiento. Dos jefes de los bomberos, sin casco, llegan y observan, dispuestos a intervenir si es necesario… movimiento de secretas, con las porras eléctricas en la mano, con casco, protegidos, armados… Movimientos de las CRS que abren y cierran la marcha. De hecho, se disponen a dejar pasar el cortejo, que llega unos minutos tarde.

Sin embargo, hay sorpresa cuando llega la cabecera de la manifestación, una como pocas veces se ha visto. Hay que remontarse al 2010 o a 1996 para hablar de algo semejante: ninguna banderola en la cabecera. Las organizaciones se ven superadas por manifestantes resueltos, que actúan al margen de dichas organizaciones. Vimos manifestaciones parecidas aquel sábado de protesta contra la ley de jubilación en octubre de 2010, o una tarde de verano, en agosto de 1996, tras la expulsión de los sin papeles de Saint Bernard. Todos aquellos jóvenes quisieron plantarse, y se plantaron, ante el centro de detención mientras las organizaciones pretendían detener el cortejo junto al parque de Vincennes.

En el resto de la manifa ocurría lo mismo: nada de organizaciones oficiales en primera fila, los autónomos ocupan ese lugar, y luego las juventudes comunistas. Sorprende los mundos tan diferentes que se van sucediendo, con eslóganes también muy distintos, unos radicales, otros los corrientes entre las organizaciones de encuadramiento de las juventudes del PCF…

El paso por la calle Lyon, por la avenida Daumesnil, el bulevar Diderot, se llevará a cabo en medio de una tensión redoblada por la desconfianza: los CRS están por todas partes, bastante menos numerosos que los manifestantes, pero muy cerca, a veces parados, a veces en marcha en grupos de varias decenas, 30 o 40 policías. Las provocaciones son constantes.

Al llegar a la plaza de la Nación, lo mismo. Grandes grupos de CRS que llevan con el casco puesto desde la Bastilla. ¿Son los mismos? Ni idea, pero es el mismo Estado, los mismos enemigos, pues el gobierno ya nos ha advertido que está en guerra… Y lleva un mes demostrando que es contra nosotros, los jóvenes, los trabajadores y el conjunto de la población civil. Los CRS suben a los taludes que hay al lado del viejo quiosco de música, rehabilitado hace menos de un año… Se oyen gritos de “uuuhhhhh”, como expresión de cólera contra estos 30 o 40 sirvientes del capital, que aporrean las cabezas de los obreros y dan palizas a los manifestantes, imagines que todos tenemos en mente desde el 9 de marzo.

Poco a poco van llegando más manifestantes. Se nota que la calma, que nunca ha estado presente de todo desde que dejamos la Bastilla, está a punto de desaparecer completamente, y que el inevitable enfrentamiento se acerca. Me voy alejando mientras otros se preparan para el enfrentamiento. Se lanzan algunos proyectiles inofensivos. Botellas de plástico y otros desechos. Algunos CRS ya tienen las botas o los pantalones blanqueados por la harina o la pintura… Los que están en lo alto, en la loma, tratan de contener a la masiva multitud que les ha rodeado, pero solo disponen de 2 o 3 metros de altura para impresionar: ¿será suficiente?

Los minutos pasan rápido, ya han bajado de la loma. Ahora una multitud de jóvenes, preparados para la ocasión, encapuchados, enmascarados y protegidos, se sube a la loma en pocos segundos. No debió ser cómodo para los CRS que estaban en primera fila tener que retirarse ante manifestantes mucho peor armados y protegidos… ¡pero más resueltos!

Parece que algo ha cambiado en el país. Aunque los medios lo minimizan. France24 habla de choques al margen de las manifestaciones. Nada más falso.

Toda la manifestación parisina, al menos el 9 de abril, es una demostración de fuerza provocada por el gobierno. Aunque hay cosas que demuestran incertidumbre y desconcierto entre las CRS. Se ha producido una especie de vuelco, y no es seguro que la policía lo viniera venir. Al menos un helicóptero sobrevolaba la manifestación. El objetivo de la policía, y por tanto del gobierno, era provocar a toda manifestación durante más de 2 horas… Aunque finalmente se anunciaron muchas menos detenciones por la tarde; ¿por qué?, ¿qué significa esto? ¿Qué la reacción organizada por parte de los autónomos ha sido providencial a la hora de evitar una nueva demostración de violencia por parte de las CRS? ¿O al contrario, que el objetivo era dejar hacer, dejar que se desahogasen, en lugar de controlar lo que ya ninguna organización de izquierdas o sindical puede contener, a saber, la cólera de una franja cada vez más gruesa de la juventud?

Parece que los dirigentes de la CRS iban a tientas, y que se han topado con algo distinto a anteriores manifestaciones: decenas de jóvenes preparados para el enfrentamiento, lo cual no ha permitido a la CRS y a los secretas caer sobre individuos aislados para detenerlos, al menos según indican los medios acerca de las manifestaciones de por la mañana.

Aplaudimos la capacidad de organizarse de estos jóvenes autónomos. No obstante, queda algo esencial por hacer, que además es absolutamente necesario: desarrollar un programa de combate y de victoria para armar a los miles de jóvenes que han llegado a las calles de la capital y de otras ciudades del país o que ocupan las plazas de otras capitales europeas. Pues con los corteses debates entre los Ayraud y los asesinos y los matones de enfrente, del partido socialista, en un plató de televisión, o con los bien pensantes demócratas que han iniciado la Nuit Debout, esta pequeña victoria en la calle no puede hallar su continuación política, ni la juventud podrá ganar su combate contra la ley El-Khomri u otras reivindicaciones.

Con esta victoria del 9 de abril, muy pequeña en comparación con lo que lleva pasando desde hace un mes en unas jornadas programadas para la derrota, esa franja de la juventud que se reconoce vencedora debe ser capaz de reconocer su propia fuerza. En efecto, normalmente, los sindicatos y otras organizaciones hacen de tampón frente al Estado. Esta tarde el servicio del orden de Force Ouvrière abandonaba la plaza avergonzado, y nadie pensó en interponerse entre los jóvenes y las fuerzas de choque del Estado, las CRS.

La juventud ha llegado a un punto que le ha permitido hacer bascular el movimiento hacia una victoria, este 9 de abril… llevando a la derrota al gobierno. Pero aún falta un nivel de discusión y de organización que no tiene nada que ver con el que proponen las Nuit Debout. Pues el 9 de abril, ha sido más bien el après-midi debout lo que ha permitido hacer retroceder a las CRS.

La cuestión del programa de lucha que permitiría a la juventud arrastrar al mundo del trabajo está, hoy, a la orden del día, y a escala como poco nacional. Pero es necesario que los jóvenes y los menos jóvenes estén a la altura de las tareas, unas tareas que ninguno de los militantes de las organizaciones tradicionales está dispuesto a hacer. Suelen preferir las formas caducas de antes de 2007, más que impregnarse de los cambios que se han producido en la situación, que tanto ha evolucionado desde hace casi 10 años.

Somos muchos los que queremos parar los ataques del gobierno, y no sólo esta desacreditada ley, pues centrarse únicamente en la ley El-Khomri serviría de ayuda al gobierno a la hora de hallar un camino para aprobar el resto de leyes criminales. Ahora se trata de armarse con un programa de combate y reagruparse a su alrededor, un programa de defensa y de organización de los trabajadores con la perspectiva de crear en todas partes donde sea posible comités de barrio, con el objetivo de dedicarse a crear organizaciones obreras de asalariados de todas las empresas, grandes o pequeñas, en todos los barrios de las grandes ciudades del país. Allí está la fuerza y la capacidad de elaborar ese programa. El partido que deseamos y que necesitamos para ganar está aún por construir, y el proceso ya ha comenzado, está al alcance de nuestra voluntad y de nuestra capacidad cristalizar las aspiraciones de la juventud de plantar cara a este gobierno del robo generalizado y de provocadores permanentes.

***

REFLEXIÓN SOBRE EL CONTENIDO Y LOS MÉTODOS DE LUCHA BAJO EL PRESENTE DOMINIO CAPITALISTA

Échanges nº 141, verano 2012.

El texto que sigue, como indica el título, no es la afirmación de una teoría sino un intento de comprender las luchas de estos últimos años, de situarlas dentro de un proceso global de emancipación y animar un debate que permita justamente precisar esta reflexión sobre sus métodos y su contenido.

Contenido y métodos están estrechamente ligados en una relación dialéctica, aunque en los debates teóricos o bien se separan o bien se confunden completamente el uno con el otro, como un solo movimiento de emancipación.

Aquí no nos proponemos entrar en semejantes debates, sino tratar de ver cómo los recientes movimientos, que a todos nos han sorprendido por sus características relativamente nuevas, pueden llegar a ligarse con todas las anteriores corrientes de emancipación y/o si presentan algo que les sitúe en la misma dirección que estos viejos movimientos, aunque con rasgos completamente nuevos tanto por su forma como por su contenido.

¿Cómo caracterizar a estos movimientos que en el curso de los últimos 2 o 3 años (unos años de crisis profunda del capital, hay que subrayarlo) han tenido un papel protagonista dentro de lo que se podría llamar movimientos de lucha contra el sistema en su marco nacional?

Aunque se dan a sí mismos nombres diferentes (muchas veces son los medios quienes les dan un nombre que luego pasa a ser reivindicado como identidad común), estos movimientos presentan características comunes:

  • Un contenido de clase difícil de definir, a pesar de la amplitud de las masas involucradas y de su duración en el tiempo, tanto más en la medida en que en la mayor parte de los casos no vinieron acompañados de luchas específicas de trabajadores, aunque algunas trataron de ligarse o de ser ligadas, individual o colectivamente, a tales movimientos. En cambio, los precedentes movimientos de diverso tipo, los movimientos de protesta dirigidos y limitados, han podido así converger en un movimiento común, superando su particularismo;
  • Surgen normalmente a partir de un acontecimiento puntual que parece no ser más que la chispa que hace explotar una mezcla de descontento diverso procedente de fracciones heterogéneas de población;
  • La ocupación permanente y en masa de un lugar público central o la repetición cotidiana de manifestaciones, pero de manera pacífica, sin buscar inicialmente un enfrentamiento violento y directo con el poder establecido. Se podrían comparar estas ocupaciones con la ocupación de las fábricas en el trascurso de una huelga, pero hay diferencias, porque aquellas no están limitadas a un lugar concreto ni a unos participantes en concreto, y muchas más en lo que respecta a las reivindicaciones;
  • Su internacionalismo, que sin propaganda ninguna, simplemente por su conocimiento mediático, ha llevado a una especie de reivindicación de común pertenencia.
  • Un rechazo de todo tipo de jerarquía, rechazo de los grupos políticos organizados y una búsqueda de métodos e incluso técnicas de comunicación que autorizan tanto las expresiones individuales como la toma de decisiones colectiva;
  • Empleo de los modernos medios de comunicación, que han favorecido ampliamente su surgimiento y su desarrollo, sin que podamos decir que tengan un papel esencial y de los que además hay que subrayar su fragilidad ante el poder represivo de los Estados.
  • Reivindicaciones muy vagas con palabras poco precisas y también a veces términos trasnochados que dan pie a cualquier crítica, cualquier manipulación y cualquier forma de represión. Sus reivindicaciones comunes, que podrían diferenciarse según el país del que se trate, permiten subrayar su carácter político indiferente ante toda reivindicación material u organizativa específica. Concepto que se resume bien en esta declaración de un “indignado”: “Elaborar reivindicaciones que pueden ser satisfechas confiere necesariamente legitimidad a quien tiene poder de satisfacer dichas reivindicaciones”;
  • Su carácter efímero, que no se debe tanto a la represión violenta por parte del sistema (aunque ésta ha jugado a veces su papel, contribuyendo a que el carácter pasivo y pacífico original haya pasado a acciones más directas, violentas, pero sin adoptar más forma que la defensiva, y raramente de ataque ofensivo contra los organismos de poder), sino más bien a una especie de estancamiento, a la falta de una dinámica nacional y/o internacional;
  • Aunque es difícil saber qué queda de estos movimientos tras su dispersión, tras la represión o su estancamiento, podemos pensar, por algunos ejemplos, que algunas formas concretas de acción subsisten en el seno de la sociedad civil y en las empresas. Intentos que pueden presentarse más como acciones minoritarias de “vanguardia” que como el desarrollo del propio movimiento bajo otras formas;
  • Una cosa a la que los medios no han prestado gran atención, con esas multitudes en las grandes plazas durante un periodo más o menos largo, es que los participantes han tenido que responder necesariamente a una multitud de cuestiones prácticas en relación a problemas muy materiales (alimentación, cocina, higiene, etc.). Es de esperar que las soluciones colectivas adoptaron una forma acorde con la perspectiva de una nueva organización global. Pero no hemos hallado nada que permita responder a esta interesante cuestión;
  • De manera general, estos movimientos han supuesto una ruptura con los conceptos/prácticas que, bajo diversas formas, dominaban la teoría y los proyectos revolucionarios (aunque pocos están dispuestos a admitirlo), que pueden resumirse esquemáticamente con la concepción de la salida del régimen capitalista mediante la acción violenta en un enfrentamiento directo con los poderes dominantes;

Una vaga impresión nos lleva a pensar que las viejas vías hacia la revolución las ha cerrado la propia evolución del capital:

  • Al disponer de una red mundial de producción de componentes, el capital puede canalizar cualquier conflicto dentro de su sector económico, haciendo inviable el esquema clásico de extensión del conflicto mediante su internacionalización;
  • La transformación de los métodos de explotación del trabajo tiende a aislar al trabajador cada vez más en su individualidad y excluye toda posibilidad de acción colectiva en el lugar de trabajo: cualquier resistencia al peso de la opresión social no encuentra más campo de acción que las asambleas globales en los lugares públicos, como testimonia el éxito de tantas manifestaciones colectivas sobre cualquier tipo de cuestión;
  • Correlativamente, el capital dispone hoy de unos medios tecnológicos de represión tan sofisticados que ningún movimiento de lucha abierta, por potente que sea, dispondría jamás de capacidad suficiente para vencer (como podría parecer que ocurría hace cien años, cuando parecí que bastaba con “tomar las armas”, las mismas que las del adversario);
  • Finalmente, y que quizá es incluso más importante que todos los combates de clase, esa vaga impresión de que las destrucciones planetarias provocadas por la expansión mundial del capital han alcanzado su punto de no retorno, impresión que la incapacidad del capital para cambiar algo en esta marcha hacia el abismo hace incluso más evidente. Esto lleva a trasladar las resistencias para integrar las luchas de clase limitadas hacia las luchas de la población global;

Los movimientos que hemos descrito deben enmarcarse dentro de su contexto histórico: en el curso de los pasados 50 años, podemos detectar movimientos similares bajo idénticas formas, esencialmente la ocupación permanente de un espacio público. Pero no tuvieron ni esta frecuencia, ni esta internacionalización y, aunque no se pasó por alto su importancia, se midieron con el rasero de los criterios tradicionales que conciben la revolución como resultado de un enfrentamiento directo con el capital. Y de nuevo volvemos a encontrarnos hoy, cuando estos movimientos se han multiplicado, con una cierta mezcla de dos concepciones (aunque este nuevo movimiento no procede de ningún concepto anterior).

Para restituir históricamente lo que hoy vemos multiplicarse, basta con recordar acontecimientos como el de Corea del Norte, México, la China de Tiananmén, Mayo del 68 en Francia, Argentina, etc.

Su dispersión temporal los convertía hasta hoy en acontecimientos particulares, fuese cual fuese su dimensión y su repercusión mundial. Hasta ahora, las luchas en el sector productivo se consideraban como la base de partida para toda transformación social global. El movimiento del que hablamos no elimina en absoluto el movimiento de clase: al contrario, lo integra, aunque pueda aparecer hoy como un movimiento distinto, separado del resto de movimientos de lucha o de revuelta.

También podríamos examinar este movimiento de una manera mucho más general, relacionándolo con la historia de la propia humanidad. Si insertáramos el desarrollo del capitalismo, su expansión desmedida tal y como la conocemos hoy (y que ha llevado entre 5 y 6 siglos), dentro de una especie de ley biológica, se podría considerar este sistema como un estadio en el desarrollo de la humanidad.

Toda especie viva prolifera en condiciones favorables a su expansión, hasta que llega el momento en que destruye las condiciones originales favorables para esa expansión. Siendo la especie humana una especie “pensante” (eso se supone, al menos), podemos considerar que llegados a semejante estadio de destrucción de sus bases de desarrollo, otra forma de sociedad está en proceso de alumbramiento y estas manifestaciones “informales” serían sus primeros signos.

Como decía Marx a propósito de la lucha de emancipación: la hora del capitalismo ha llegado, pero esta hora abarca todo un periodo histórico.

H.S.

Entre el fraude y las finanzas: el nuevo modelo sindical de la CNT

Quienes no hayan seguido de cerca la evolución y las disensiones internas de la CNT durante estos últimos años quizá se sorprendan al toparse con la firma de la CNT junto a la de CCOO y UGT en el IV Convenio de Empleados del Sector de Fincas Urbanas en Cantabria (2 de febrero 2015); o al echar un vistazo al I Convenio Colectivo de Extracciones Levante (28 de octubre 2015), negociado únicamente por la CNT y que incluye en el capítulo IX la formación de una comisión paritaria de conciliación entre el patrón y sus asalariados; o al observar su modo de actuación en la reciente huelga convocada en UDON, donde en sus comunicados ocultaban parte de su tabla reivindicativa, que oficialmente incluía la exigencia de aplicar lo dispuesto en el artículo 10.3 de la Ley Orgánica de Libertad Sindical (LOLS) a la Sección Sindical de CNT en UDON Barcelona y (bajo el epígrafe “Garantía laboral”) que “todos los militantes de CNT despedidos por la empresa de manera improcedente tendrán derecho de optar a la reincorporación al puesto de trabajo”.

Pero lejos de constituir excepciones o hechos aislados, todo esto se enmarca en una línea de continuidad con los métodos y objetivos adoptados de un tiempo a esta parte por esta organización sindical, que una vez fue el baluarte de la vieja pureza del anarcosindicalismo ibérico.

Vamos a tratar, pues, de profundizar un poco en esta deriva de la CNT, que está provocando unas enormes tensiones internas que han desembocado los últimos años en la expulsión o desfederación voluntaria de algunos sindicatos críticos (como el Sindicato de Oficios Varios de Vilagarcía de Arousa, Pontevedra, Vigo, Chiclana y Murcia o el Sindicato de Transportes y Servicios Informáticos de Madrid, entre otros).Continue Reading