Venciendo la apatía. Manual para la organización obrera en los centros de trabajo

Venciéndo la apatía es la versión en castellano del curso on-line de Labor Notes. Beating Apathy, a su vez, es un resumen del manual Secrets of a Successful Organizer (Labor Notes, 2016), de Alexandra Bradbury, Mark Brenner y Jane Slaughter.
La traducción al castellano se puede descargar aquí. A continuación se reproduce un extracto de la Lección 7, la descripción de un centro de trabajo donde los trabajadores están bien organizados.

***

DESCRIPCIÓN DE UN CENTRO DE TRABAJO BIEN ORGANIZADO

Las líderes del sindicato de enfermeras redactaron esta lista para ilustrar su concepción de un centro de trabajo ideal, bien organizado:

El sindicato es visible cotidianamente en el centro de trabajo, tanto para los afiliados como para la dirección.

1. Los delegados o los voluntarios del sindicato se pasean regularmente por el centro y se relacionan con todos los afiliados, no sólo con los líderes elegidos.
2. Hay un delegado o un voluntario en cada turno, en cada departamento. La lista está escrita y se actualiza regularmente, además está disponible para todo el mundo.
3. Las asambleas de afiliados se convocan regularmente y participa bastante gente.
4. Un representante del sindicato está presente cuando llega un nuevo trabajador.
5. Existe una comunicación regular mediante boletines, panfletos, tablones de anuncios actualizados y una red entre afiliados.

Defendemos nuestras condiciones y hacemos cumplir el convenio.

6. Los afiliados se movilizan y emplean la acción colectiva para resolver los problemas cotidianos. Redactar informes y quejas no es nuestro principal medio de defensa.
7. Los convenios están al alcance de todos y se distribuyen rápidamente, tanto digitalmente como en papel.
8. Los delegados están preparados y tienen la fuerza suficiente como para resolver cuestiones de bajo nivel, incluyendo la redacción de quejas.
9. La dirección no actúa unilateralmente o de manera abusiva, porque sabe que tendrá respuesta.

El sindicato pertenece a los afiliados

10. Los afiliados saben que su sindicato es fuerte y que puede resolver problemas.
11. Mediante los delegados, los afiliados tienen acceso inmediato a los recursos que permiten solucionar sus problemas, sin que sea necesario llamar a ningún representante sindical de mayor jerarquía.
12. Los afiliados participan en los programas y campañas que organiza el sindicato de manera más general.
13. Los afiliados están contentos de estar en el sindicato. Suelen acudir a las actividades sociales.

 

Primavera del 2016: un movimiento inesperado

Nota de los autores: Este texto se ha escrito a petición de los compañeros italianos y alemanes, a medida que el movimiento se desarrollaba, y con elementos informativos y de reflexión que se han ido integrando poco a poco. De ahí las inevitables repeticiones, redundancias, incluso contradicciones. Esperamos conseguir escribir más adelante otro artículo de síntesis y balance.

Nota de la traductora: Al final del texto se incluye un glosario con información acerca de las siglas empleadas por los autores así como de denominaciones y términos poco o nada familiares al lector en castellano. Esperamos que sea de ayuda y facilite, en la medida de lo posible, la comprensión general del artículo.

            Traducido al castellano por Alicia Marchand.

Un clima social en vías de reavivarse

Las primeras manifestaciones convocadas por los sindicatos tienen lugar desde el inicio del año, a poco de anunciarse el proyecto de reforma del código de trabajo (denominada “loi El Kohmri” o “loi travail”), la presentación de la cual está prevista para el 9 de marzo. Entretanto, y mientras que la CFDT (seguida por la CFTC, L’UNAS y la CFE-CGC, que cambiarán su posición posteriormente) se declara satisfecha por las primeras pequeñas modificaciones introducidas rápidamente en el proyecto de ley, la intersindical CGT-FOSolidaires-FSU-UNEF-Fidl-UNL manifiesta su oposición. Ésta será acompañada en numerosas ocasiones por la UEC así como por varios componentes del Front de Gauche (Frente de Izquierda), por colectivos de estudiantes y de bachilleres, entre ellos el Mili, el DAL, la LDH (especialmente contra las cargas policiales y el estado de emergencia), por el Gisti y las asociaciones de apoyo a migrantes…

Las fechas de estas manifestaciones coinciden con otras en solidaridad con los migrantes y contra el estado de urgencia. Tienen lugar tras la movilización contra la COP 21, que el Estado había conseguido controlar durante los últimos meses del 2015, sugiriendo que el estado de urgencia que, más que para proteger a la población del peligro terrorista, servía para acallar al movimiento ecologista[1]. Por tanto, de entrada nos da la impresión de que la movilización contra la “loi El Khomri” se inscribe en un clima social en vías de reavivarse.Continue Reading

Sindicatos y movimientos obreros en el Sur global

Ultimo epígrafe del libro Sourthern Insurgency. The coming of the Global Working Class, de Immanuel Ness (Pluto Press, 2016).

Los sindicatos surgieron en el siglo XX como representantes de una clase obrera, la del Norte, que ya no existe en la época presente. En el Sur, los sindicatos más consolidados son una herencia de los movimientos obreros involucrados en las luchas anticoloniales, y tienen poca conexión con la clase obrera contemporánea. Incluso la FNS (Federación Nacional de Sindicatos), la federación del trabajo de China, es un legado del pasado. Se formaron diversos sindicatos, y estos continuaron durante el periodo de independencia formal, defendiendo los derechos de los trabajadores de diversas formas. Como en el caso de Europa occidental, los sindicatos del Sur se formaron en periodos de lucha y explotación del trabajo, a menudo oponiéndose al colonialismo y allanando el camino a la independencia.

En la década del 2000, las configuraciones del trabajo que se han desarrollado en el Sur global proceden de previas movilizaciones obreras, que se formaron dentro de unos sistemas de partido que han delimitado el ámbito de la actividad y el poder de los oficios en el periodo posterior a la segunda guerra mundial. Estos regímenes definen los límites de los sindicatos oficiales, y muestran las fronteras para la expresión y el desarrollo de la militancia obrera no autorizada. Siempre queda abierta la cuestión de si los sindicatos existentes pueden contener el desarrollo concreto de organizaciones obreras independientes. Los ejemplos de China, India y Sudáfrica, estudiados aquí, revelan que los obreros industriales están involucrados en una acción directa contra la explotación institucionalizada, en varios ámbitos, y están planteando reivindicaciones que están reconformando los viejos sindicatos.Continue Reading

Las elecciones presidenciales en los EEUU consolidan la tendencia hacia la formación de bloques sociales reaccionarios

Mouvement Communiste/Kolektivně proti Kapitălu. Boletín n°13, 20 diciembre 2016.

LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN LOS ESTADOS UNIDOS CONSOLIDAN LA TENDENCIA HACIA LA FORMACIÓN DE BLOQUES SOCIALES REACCIONARIOS. LA VICTORIA DE TRUMP FAVORECE A LA FRACCIÓN PROTECCIONISTA DEL CAPITAL, QUE ES LA QUE MÁS HA SUFRIDO LAS DIFICULTADES DE VALORIZACIÓN DE ESTE PERIODO. UN PASO MÁS EN LA ESCALADA DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL.

Más allá de las características de la composición del voto de Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas y de las nefastas e inesperadas consecuencias de su victoria sobre una clase obrera dividida, este corto texto trata de arrojar luz sobre el hecho de que la victoria del candidato demagogo y reaccionario, que no era la opción de los capitalistas más avanzados, se corresponde con la de los sectores del capital que pasan por más dificultades a la hora de valorizarse.

Junto a Trump y sus acólitos reaccionarios, la que también accede a los mandos del Estado es la fracción nacionalista y proteccionista de los capitalistas. Esta fracción, ante el aumento de las dificultades para valorizar el capital, reacciona consolidando por la vía electoral un bloque social reaccionario interclasista compuesto por todas las “víctimas” (capitalistas, rentistas y proletarias) de la crisis financiera y la crisis fiscal posterior de los Estados. Los capitales individuales norteamericanos más internacionalizados, por su parte, intentan ya adaptarse lo mejor posible a este cambio de rumbo.Continue Reading

La re-formación de la clase obrera global

Artículo publicado originalmente en Roar Magazine.
Beverly J. Silver es profesora de sociología en la Johns Hopkins University y directora del Arrighi Center for Global Studies, donde coordina un grupo de investigación sobre la Protesta Social Global. Se puede leer aquí una reseña de su libro Fuerzas de trabajo: Movimientos obreros y globalización.
En este artículo Silver retoma el concepto de “formación de la clase obrera” del historiador E.H. Thompson, planteando la posibilidad de que el aumento de las protestas obreras a escala mundial sea el primer paso de un proceso de re-formación de la clase obrera global. La autora, no obstante, se centra en la clasificación formal y sociológica de los diferentes tipos de protesta y los sujetos que las protagonizan, sin profundizar en el contenido de clase que expresan, en los factores políticos que en última instancia determinan el desarrollo y la formación de la clase obrera, según Marx y el propio Thompson (“la formación de la clase obrera es un hecho de historia política y cultural, tanto como económica”).

 ***

Desde los años 80, el enfoque predominante en las ciencias sociales ha consistido en asumir que las movilizaciones basadas en el trabajo y en la clase eran una reliquia del pasado. La “globalización”, se argumentaba, desencadena una intensa competición entre los trabajadores de todo el mundo, cuyo resultado es una implacable espiral descendente del poder y el bienestar de los obreros. La restructuración de la producción (cierre de plantas, subcontratación, automatización y la incorporación de un nuevo suministro masivo de fuerza de trabajo barata), se decía, socava a las clases trabajadoras establecidas, vinculadas a la producción en masa en los países del centro, y crea barreras insuperables para el resurgimiento de nuevas movilizaciones obreras en cualquier parte.

Este argumento terminó denominándose la tesis de la “carrera hacia el abismo”. El razonamiento dejaba poco margen a sus defensores para comprender el resurgimiento de las protestas laborales y las movilizaciones clasistas que se sucedieron en todo el mundo a partir del 2008. Este reciente aumento ha adquirido varias formas: una ola de huelgas de los obreros fabriles de China y otras partes de Asia, huelgas salvajes militantes en las minas de platino de Sudáfrica, ocupaciones de las plazas públicas por parados y jóvenes subempleados, desde el norte de África a los Estados Unidos, protestas anti-austeridad en Europa. Estas eran tan solo algunas de las señales que indicaban que la marea estaba cambiando. De hecho, parece que estamos tan solo en los comienzos de un nuevo aumento mundial de las movilizaciones laborales de clase.

EL CRECIMIENTO MUNDIAL DE LAS MOVILIZACIONES DE CLASE

Para poder comprender qué es lo que está sucediendo ante nuestros ojos, necesitamos un enfoque que tenga en cuenta que las recurrentes revoluciones en la organización de la producción, que caracterizan la historia del capitalismo, no sólo provocan la descomposición de las clases obreras ya establecidas, sino también la formación de nuevas clases obreras a escala mundial.

Aquellos que durante las pasadas décadas han estado anunciando la muerte de la clase obrera y de los movimientos obreros tienden a fijarse únicamente en aquella parte del proceso de formación de la clase que implica descomposición. Pero si trabajamos desde la premisa de que las clases obreras mundiales  y los movimientos obreros están constantemente formándose, descomponiéndose y reformándose, entonces tendremos un poderoso antídoto contra esa tendencia a pronunciarnos prematuramente sobre la muerte de la clase obrera cada vez que una clase obrera específica se descompone. La muerte del movimiento obrero ya se pronunció prematuramente a comienzos del siglo XX, conforme el ascenso de la producción en masa minaba la fuerza de los obreros-artesanos; y de nuevo se enunció prematuramente a finales del siglo XX.

Al centrarnos en la formación, descomposición y reformación de las clases obreras, estaremos en condiciones de observar el estallido de nuevas luchas, tanto de las nuevas clases obreras en formación como de las viejas clases obreras en descomposición; esto es, las luchas de aquellos que están experimentando tanto el lado creativo como destructivo del proceso de acumulación capitalista, respectivamente. Yo he denominado a estas luchas como protestas obreras Tipo Marx y Tipo Polanyi. Las protestas obreras Tipo Marx están compuestas por las luchas de las nuevas clases obreras emergentes, que desafían su estatus de mano de obra barata y dócil. Las protestas obreras Tipo Polanyi están compuestas por las luchas de las clases obreras ya establecidas, que defienden sus modos de vida y sustento, incluidas las concesiones que el capital y el Estado les ha concedido en las previas oleadas de lucha.

En el presente aumento de las luchas podemos ver ambos tipos de protestas: la oleada de huelgas de la nueva clase obrera migrante en China se correspondería con el tipo nueva clase obrera en formación y las protestas anti-austeridad en Europa se corresponderían con el tipo descomposición de las clases obreras ya establecidas.

LUCHAS EN LOS LUGARES DE PRODUCCIÓN

La oleada de huelgas que sigue su curso en China es la última manifestación de una dinámica que se puede resumir en la frase: allí donde va el capital, no tarda en surgir el conflicto capital-trabajo. Dicho de otra manera, la sucesiva difusión geográfica de la producción en masa por todo el globo desde mediados del siglo XX hasta el presente ha producido sucesivas oleadas de formación de nuevas clases obreras y protestas laborales tipo Marx. Allí donde el capital manufacturero se desplaza a nuevas localizaciones geográficas en busca de mano de obra más barata o dócil, podemos observar los patrones ya conocidos, y a pesar de que en aquellas zonas que el capital abandona el trabajo se debilita, más que una carrera hacia el abismo el resultado ha sido la creación de nuevas clases obreras y nuevos y fuertes movimientos en todos los nuevos lugares de producción.

Esta dinámica se hizo visible durante los “milagros manufactureros” de Brasil y Sudáfrica en los 60, y de Korea del Sur en los 70, que vinieron acompañados al cabo de una generación por la emergencia de “milagrosos movimiento obreros” que desmantelaron los regímenes represivos que garantizaban una mano de obra dócil y barata. Y la misma dinámica se puede observar hoy en China.

Una de las respuestas de los capitalistas a la oleada de protestas obreras en China ha sido la relocalización de la producción hacia lugares donde el trabajo es si cabe más barato. Las fábrica se trasladan de las areas costeras a las provincias del interior y a países más pobres de Asia, como Vietnam, Camboya y Bangladesh. Pero casi de manera inmediata se confirma la tesis de donde va el capital le sigue el conflicto, y se producen huelgas en estas nuevas zonas de inversión. Cada vez parece más claro que el capital ya no tiene donde huir.

Otra respuesta de los capitalistas ha sido acelerar la tendencia a largo plazo hacia la producción automatizada, es decir, intentando solucionar el problema del control de la mano de obra eliminando trabajadores del proceso de producción. Pero las protestas obreras en los lugares de producción continúan siendo un importante componente de la agitación laboral general. La completa supresión del trabajo humano dentro del proceso productivo sigue pendiente. Es más, la reorganización post-fordista de la producción ha aumentado de hecho el poder disruptivo de los obreros en los centros de producción, dentro de algunos sectores, a pesar de que en la literatura está muy difundida esa tendencia a centrarse únicamente en la forma en la que estos cambios debilitan el poder obrero.

Por ejemplo, la producción just-in-time, al eliminar el stock y las redundancias en el proceso productivo, ha fortalecido el poder disruptivo de los trabajadores en el centro de producción. En la industria del automóvil, los proveedores entregan las piezas just-in-time a las fábricas de montaje. Al suprimir el stock del suministro, la huelga que paraliza la producción de las piezas más importantes puede llegar a paralizar todas las operaciones de montaje de la corporación en cuestión de días. De hecho, esto es precisamente lo que pasó en China en 2010, durante la huelga en la fábrica de piezas para automóviles que paralizó rápidamente todas las operaciones de Honda en China.

Del mismo modo, la globalización del comercio y de la producción ha aumentado el poder de negociación de los trabajadores de los transportes y las comunicaciones, en la medida en que las huelgas en este sector recuperan de nuevo el fantasma de la amenaza de la interrupción de las economías regionales y nacionales, así como de toda la cadena de suministro global. De esta forma, mientras la clásica historia del levantamiento de febrero de 2011 en Egipto se centra en las protestas en la calle y la ocupación de la plaza Tahrir, la dimisión de Mubarak sólo se produjo cuando los obreros del Canal de Suez se pusieron en huelga (con todo lo que ello conlleva para el comercio nacional e internacional).

LUCHAS EN LA CALLE

Si bien es un error subestimar el papel presente y futuro de las luchas obreras en los lugares de producción, también lo es subestimar el papel de las luchas en la calle. De hecho, la relación entre estos dos lugares de lucha se puede observar ya en el volumen I de El Capital.

Por un lado, Marx estudió lo que ocurre en esta “esfera oculta de la producción [fabril]” en las secciones centrales del volumen I de El Capital, donde cataloga el conflicto endémico capital-trabajo acerca de la duración, intensidad y ritmo de trabajo. La naturaleza endémica del conflicto capital-trabajo en los lugares de producción sigue siendo relevante hoy día. Por otro lado, en el capítulo 25, Marx también dejó claro que la lógica del desarrollo capitalista no sólo provoca luchas endémicas en el centro de trabajo, sino que implica un conflicto a un nivel social más amplio, a medida que la acumulación del capital viene acompañada de su “acumulación de miseria”, sobre todo bajo la forma de un creciente ejército de reserva de obreros parados, subempleados y precarios.

Desde este punto de vista, el capitalismo históricamente se caracteriza no sólo por sus procesos cíclicos de creación y destrucción, sino también por una tendencia a largo plazo a destruir las subsistencias existentes más deprisa de lo que es capaz de crear otras nuevas. Esto señala la necesidad de conceptualizar un tercer tipo de agitación laboral además de las protestas de las clases obreras que se están formando (tipo Marx) o descomponiendo (tipo Polanyi). Este tercer tipo (para el que no tengo nombre) es la protesta de aquellos trabajadores que el capital esencialmente evita o excluye; esto es, aquellos miembros de la clase obrera que no tienen nada que vender más que su fuerza de trabajo, pero que tienen pocas posibilidades de venderla a lo largo de su vida.

Los tres tipos de protestas obreras son resultado de diferentes manifestaciones del mismo proceso capitalista de desarrollo. Los tres son bien visibles en el presente aumento global de los conflictos laborales y clasistas, siendo las protestas de vastos sectores de la juventud desempleada de todo el mundo el ejemplo paradigmático de nuestro tercer tipo. Finalmente, el destino de cada uno de los tres tipos de luchas está profundamente ligado a los otros dos.

UNIENDO A LA CLASE OBRERA

El optimismo de Marx acerca del internacionalismo obrero y el poder transformador de las luchas proletarias se debía en parte a que los tres tipos de luchas (la de aquellos que se incorporan al trabajo asalariado en su última fase de expansión material, la de aquellos que están siendo expulsados como consecuencia de la última ronda de restructuración, y la de aquellos que el capital no necesita) se hallaban dentro de los mismos hogares y comunidades obreras. Vivían juntos y luchaban juntos.

Dicho de otra forma, Marx esperaba que las diferencias dentro de la clase (entre empleados y desempleados, activos y ejército de reserva, aquellos que tienen capacidad para imponer costosas disrupciones al capital en los centros de producción y aquellos que sólo tienen capacidad para interrumpir la paz en las calles) no se solaparan con las diferencias de ciudadanía, raza, etnicidad o género. Como tales, los obreros que encarnaban los tres diferentes tipos de conflicto obrero eran una sola clase obrera con un poder y unas demandas comunes, y con la capacidad de desarrollar una perspectiva post-capitalista que prometía la emancipación de toda la clase obrera mundial.

Históricamente, no obstante, el capitalismo se ha desarrollado acompañado del colonialismo, el racismo y el patriarcado, dividiendo a la clase obrera en distintos estatus (como la ciudadanía, la raza/etnicidad y el género) y embotando su capacidad para desarrollar una perspectiva emancipadora para la clase en su conjunto.

Hoy hay señales de que estas divisiones se están exacerbando (aumento de los sentimientos xenófobos contra los inmigrantes, esfuerzos para restringir los flujos migratorios y para reforzar los privilegios basados en la ciudadanía). Pero también hay otras señales que indican que estas divisiones se están debilitando, si no rompiendo, abriéndose perspectivas a nivel local, nacional e internacional para unas movilizaciones capaces de reunir en solidaridad a los protagonistas de los tres tipos de protestas obreras y de generar proyectos de emancipación transformadora para el siglo XXI.

Beverly Silver.

Contra las ideas establecidas dentro del “movimiento” del 2016 en Francia

Mouvement Communiste/Kolektivnë proti Kapitälu. Boletín nº 11, 22 junio 2016.

Últimamente estamos asistiendo, tanto en Francia como en Bélgica, a una avalancha de giros semánticos y modificaciones en el sentido de bastantes conceptos y categorías propias del movimiento obrero revolucionario. Palabras que antes conservaban todo su sentido para los proletarios revolucionarios, como la huelga, en todas sus ilimitadas e insurreccionales declinaciones, o la violencia de clase, la revuelta, el bloqueo de la economía, la ocupación del terreno productivo y los sabotajes, las asambleas generales y la democracia directa, el movimiento y sus comités de base, hoy en día carecen de contenido subversivo. Se presentan bajo formas envilecidas o con un sentido diametralmente opuesto al original: se convierten en caricaturas inofensivas de la verdadera lucha de clases.

La ausencia de una correlación de fuerzas favorable (o al menos no tan claramente desfavorable) se intenta paliar mediante una escalada verbal que exalta simulacros de lucha. En lugar de reconocer los límites de los proletarios, o incluso la ausencia de toda combatividad, y estudiar sus causas, los sindicatos llamados conflictivos (CGT y SUD en Francia, FGTB-CGSP en Bélgica[1]) y sus ayudantes estalinistas, trotskistas y autónomos se lanzan a una carrera de velocidad para ver quién es el más radical. ¿Qué no hay huelgas? Pues vayamos entonces hacia la “huelga general”. ¿Que no hay huelga general? Entonces transformémosla en « insurreccional » o si no “bloqueemos la economía”, o “¡vayamos hacia la revolución!”. ¿Qué los obreros no ocupan sus centros de producción? Entonces nosotros bloquearemos las calles y las plazas.

Nuestros agitadores orales han pasado alegremente de la huelga por delegación[2] a la sustitución de la propia huelga. La evocación de la lucha ha sustituido a las verdaderas luchas masivas, que desgraciadamente no existen. Y cuando estos sucedáneos teatrales de la lucha de clases cristalizan en acciones ultra-minoritarias sin posibilidad de adquirir mayor amplitud, terminan reforzando la convicción del resto de proletarios de que el único objetivo de estas acciones es joderles la vida cotidiana, ya trabajen o estén en paro.

En este contexto repleto de falsas apariencias, donde las sombras de lo que una vez fue la lucha de clases bailan sobre el escenario del dominio capitalista, es fundamental restaurar el verdadero sentido de estos términos tan manidos, edulcorados y prostituidos, términos que no obstante antaño vertebraban el terreno conceptual del movimiento obrero independiente.Continue Reading

Antifascismo: fórmula confusionista

BILAN nº 7, mayo 1934.

Muy probablemente la situación actual, en lo que atañe a la amplitud de la confusión, supera a las anteriores situaciones de reflujo revolucionario. Esto se debe, por una parte, a la evolución contrarrevolucionaria de aquello que el proletariado conquistó tras grandes luchas durante la posguerra: el Estado ruso, la III Internacional, etc., y por otra parte, a la incapacidad de los obreros para hacer frente a esta evolución con un frente de resistencia ideológica y revolucionaria. El entrelazamiento de estos fenómenos con la brutal ofensiva del capitalismo, que se orienta a la formación de bloques con miras a la guerra, provoca luchas obreras y a veces también grandiosas batallas (Austria). Pero estas batallas no resquebrajan el poder del centrismo[1], la única organización política de masas, que ya se ha pasado a las fuerzas de la contrarrevolución mundial.

Ante semejantes derrotas, la confusión no es más que el resultado logrado por el capitalismo, que ha incorporado al Estado obrero, al centrismo, a sus necesidades de supervivencia, llevándolo al terreno en el que desde 1914 se desenvuelven las insidiosas fuerzas de la socialdemocracia, principal factor de la descomposición de la conciencia de las masas y portavoz cualificado de las consignas de las derrotas proletarias y las victorias capitalistas.

En este artículo examinaremos una típica fórmula confusionista que en los medios obreros que se dicen de izquierda (?) se conoce con el nombre de “antifascismo”.Continue Reading