Salario, precio y ganancia (III)

III. SALARIOS Y DINERO

Al segundo día de debate, nuestro amigo Weston vistió su vieja afirmación con nuevas formas. Dijo: al producirse un alza general de los salarios en dinero, se necesitará más dinero contante para abonar los mismos salarios. Siendo la cantidad de dinero circulante una cantidad fija, ¿cómo vais a poder pagar, con esa suma fija de dinero circulante, una suma mayor de salarios en dinero? En un principio, la dificultad surgía de que, aunque subiese el salario en dinero del obrero, la cantidad de mercancías que le estaba asignada era fija; ahora, surge del aumento de los salarios en dinero, a pesar de existir un volumen fijo de mercancías. Y, naturalmente, si rechazáis su dogma originario, desaparecerán también los perjuicios concomitantes.

Voy a demostraros, sin embargo, que este problema del dinero circulante no tiene nada absolutamente que ver con el tema que nos ocupa.Continue Reading

Los problemas de la moneda (II)

Tras explicar en la primera parte de este artículo los fundamentos de la economía capitalista y su régimen de producción, en esta segunda parte J.B. Mélis (que firmaba como Mitchell) habla de la función del crédito y hace un repaso histórico muy ilustrativo acerca de las vicisitudes sufridas por la economía capitalista desde la primera masacre imperialista de 1914 hasta la crisis de los años 30. Son especialmente interesantes sus comentarios sobre las soluciones con las que hoy también la burguesía trata de hacer frente a la crisis: deflación y devaluación.


Continue Reading

Salario, precio y ganancia (II)

Esta obra es el texto de un discurso de Carlos Marx en inglés en las sesiones del Consejo General de la Primera Internacional celebradas el 20 y el 27 de junio de 1865. Este discurso se originó de las palabras pronunciadas por John Weston, miembro del Consejo General, el 2 y el 23 de mayo. Weston trató de comprobar con sus palabras que una elevación general en el nivel de salarios no les traería provecho a los obreros y que, por tanto, las tradeuniones tenían un efecto “perjudicial”. El manuscrito de Marx de este discurso se ha conservado. El discurso fue primero publicado en Londres en 1898 por la hija de Marx, Eleanor Aveling bajo el título de Valor, precio y ganancia, con un prefacio de Edward Aveling. En el manuscrito, las observaciones preliminares y los primeros seis capítulos no llevaban títulos, y fueron añadidos por Edward Aveling. El título empleado en la presente edición es el comúnmente aceptado. Continue Reading

Los problemas de la moneda (I)

Reproducimos a continuación la primera de las tres partes en las que hemos dividido este estudio sobre los problemas de la moneda, publicado originalmente en la revista BILAN en 1935, en mitad de una crisis económica semejante a la que atravesamos ahora. Está firmado por Mitchell, que era uno de los seudónimos que el militante comunista belga Jean Baptiste Mélis empleaba para ocultar su identidad, pues ocupaba un importante cargo en la sucursal de Bruselas del Westminster Bank of London. Este estudio es particularmente interesante para comprender todas las medidas económicas que están sacando adelante los Estados y los bancos centrales de todas las potencias, cuyo objetivo es reanudar el ciclo de acumulación del capital en condiciones favorables. Las políticas monetarias de los programas de “flexibilización cuantitativa” se presentan como complemento de las políticas de “devaluación interna”, eufemismos que encubren la naturaleza de dos métodos diferentes cuyo único fin es operar una transferencia de riqueza en provecho de los capitalistas, en un contexto de guerra de divisas y guerra comercial entre Estados y bloques imperialistas avivado por la crisis internacional. La sobre-producción, no obstante, sigue saturando de mercancías invendibles todos los poros de la sociedad capitalista, y plantea la amenaza de una destrucción masiva de fuerzas productivas bajo la forma de guerra generalizada y masacre de proletarios. Ante esta alternativa histórica que anuncia la burguesía, la única garantía para el proletariado, dadas las fuerzas de las que hoy dispone, es retomar la defensa de sus intereses de clase y sus necesidades vitales, mediante la organización y la lucha común.


Continue Reading