Declaración final de la reunión transfronteriza de trabajadores de Amazon en Poznań, 21-23 de abril de 2017

Amazon sigue haciendo todo lo posible para que sus empleados en los almacenes y centros de entrega trabajen en unas condiciones que les hacen enfermar y les desgastan en pocos años.

En Polonia, en 2016, la restrictiva ley laboral impidió convocar una huelga en Amazon, que más de 2000 trabajadores habían aprobado en una votación. Hoy, los trabajadores que se defienden son despedidos, bajo el pretexto de baja productividad o enfermedad.

En Francia, Amazon presiona con reducciones de salario efectivas.

En Alemania también, Amazon utiliza las bajas por enfermedad como un pretexto para despedir a los trabajadores, presionarlos para que firmen el despido o para no renovar sus contratos. Las huelgas organizadas por el sindicato Ver.di continúan, pero no han logrado ganar protección a través de un convenio colectivo.

En todos los casos, la dirección de Amazon, que obtuvo ganancias récord el año pasado, demuestra que para ellos los trabajadores simplemente son un medio para maximizar los beneficios.

La resistencia en los centros de Amazon donde los trabajadores son más militantes y tienen voluntad de hacer huelga sigue siendo difícil, porque sin una amplia resistencia internacional la compañía, que opera globalmente, puede transferir el procesamiento de pedidos a otros almacenes y países, evitando así el impacto de las huelgas.

Por lo tanto, una lucha efectiva en o contra Amazon requiere que el combate y la coordinación cruce las fronteras, y tiene que tener en cuenta las diferentes experiencias de los trabajadores.

Es por eso que algunos trabajadores de Amazon y simpatizantes procedentes de Polonia, Francia y Alemania se reunieron en Poznań entre el 21 y el 23 de abril, para intercambiar sus experiencias.

Como en las reuniones anteriores en 2015 y 2016, las afiliaciones sindicales o los mandatos no desempeñaron ningún papel, porque para los participantes se trata de una comunicación auto-organizada más allá de las estructuras organizativas jerárquicas.

Aún más que durante las reuniones de 2015 y 2016, esta vez el tema central fueron las estrategias de lucha. Debido a los diferentes salarios y situaciones legales, muy variables entre lugares y países distintos, los puntos de referencia comunes más obvios no eran los convenios colectivos ni las demandas salariales, sino las condiciones despóticas y enfermizas de trabajo y de salud a las que se enfrentan los trabajadores en todos los centros de Amazon.

Los participantes decidieron colocar estas condiciones en el centro de una campaña conjunta “¡Amazon nos pone enfermos!”, y presionar a Amazon a través de unos días de acción para mejorar estas condiciones.

Poznań, abril de 2017.

El sueño americano por 2$ la hora: Luchas obreras en Amazon Polonia

Traducción del artículo publicado en Échanges nº 155, primavera 2016.

Amazon es uno de los mayores vendedores de libros, distribuidores y proveedores de alojamiento en la red, famoso por sus amplias redes de logística y sus almacenes, donde los trabajadores recogen y transportan rápidamente los artículos que se envían a los clientes.

Al contrario de lo que dice Amazon, y de lo que los medios de comunicación repiten como loros, Amazon no ha revolucionado la venta y la distribución de mercancías, sino que se ha limitado a conjugar las nuevas posibilidades de la venta online con las viejas prácticas de la venta a distancia. Ha reducido los costes y los retrasos en las entregas mediante la mecanización, la estandarización y la taylorización del proceso logístico, creando así en sus almacenes de todo el mundo un entorno de trabajo explotador, con centenares de miles de empleos sin cualificación, pesados y aburridos.

Los parones en el trabajo, las huelgas de trabajo lento y demás acciones, demuestran que los trabajadores no soportan esta explotación de manera pasiva, sino que la hacen frente. Un ejemplo reciente de estas luchas es la que se ha producido en el almacén que Amazon abrió en septiembre de 2014 en Sady, a las afueras de Poznan, en el oeste de Polonia. El objetivo de este artículo es exponer las condiciones de trabajo y los intentos de los trabajadores por organizarse y oponer resistencia, así como concretar los retos y los problemas a los cuales se enfrentan los trabajadores y los militantes que les apoyan[1].Continue Reading

Encuentro Internacional de Trabajadores de Amazon en Poznan

A continuación reproducimos la presentación y la declaración final del Encuentro Internacional de Trabajadores de Amazon, celebrado en Poznan (Polonia) entre el 11 y el 13 del pasado mes de septiembre.

PRESENTACIÓN DEL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE TRABAJADORES DE AMAZON

Trabajadores de Amazon de Polonia y Alemania os invitan a acudir a un encuentro y a debatir sobre rabia obrera, luchas en los centros de trabajo y organización.

Desde que Amazon abrió su primer Fulfillment Center en Alemania en 1999, en Bad Hersfeld, la dirección ha estado amenazando con cerrar la planta. Sin embargo, mientras tanto se han abierto otros 8 nuevos centros en Alemania, 4 en Francia, 1 en Italia, 3 en Polonia (2014) y uno en la República Checa (2015).

En los últimos 2 años ha habido más de 20 huelgas en 6 centros alemanes y franceses. Estas huelgas y otras acciones en los centros de trabajo han hecho daño a Amazon y le han obligado a mejorar las condiciones de trabajo y a subir poco a poco los salarios en algunos centros. Amazon ha respondido trasladando el trabajo a otros centros de Alemania, o de otros países como Francia y Polonia.Continue Reading

Amazon y Correos: Las luchas en el sector de la logística y distribución en Alemania y España

El 15 de diciembre centenares de trabajadores de varios centros de distribución de Amazon en Alemania fueron a la huelga para hacer frente al aumento de la intensidad del trabajo en Navidad y en defensa del salario.

Entre sus nueve plantas en Alemania (que en toda Europa son 28), Amazon tiene contratados a 10.000 trabajadores fijos y alrededor de 10.000 eventuales. El sindicato Verdi fue quien convocó la huelga por el incremento del volumen de pedidos y la presión sobre los trabajadores en víspera de Navidad. Verdi quiere que Amazon pague a sus trabajadores según el convenio del sector de ventas minoristas, en lugar de emplear el convenio del sector de la logística como hace ahora. Además, estos 10.000 eventuales, muchos de ellos provenientes de diversos puntos de Europa occidental y del este, soportan durante las temporadas altas de trabajo, justamente en Navidad, unas condiciones sumamente deplorables. Hospedados en hoteles y hostales, que están en temporada baja o con habitaciones libres, contratados a través de empresas de trabajo temporal hacia las que los desvía Amazon, descuentan de sus sueldos cada día de hospedaje independientemente de si ese día trabajan o no, lo que se suma a la merma que supone el porcentaje del sueldo que se apropian las ETT. Estas empresas, en conjunto (ETT, hostales y Amazon), someten a los trabajadores en estos hostales decadentes a un control, por parte de empresas de seguridad de filiación neo-nazi, consistente en registros en las habitaciones, presencia continua de los agentes de seguridad donde haya un trabajador, etc.Continue Reading