Declaración final de la reunión transfronteriza de trabajadores de Amazon en Poznań, 21-23 de abril de 2017

Amazon sigue haciendo todo lo posible para que sus empleados en los almacenes y centros de entrega trabajen en unas condiciones que les hacen enfermar y les desgastan en pocos años.

En Polonia, en 2016, la restrictiva ley laboral impidió convocar una huelga en Amazon, que más de 2000 trabajadores habían aprobado en una votación. Hoy, los trabajadores que se defienden son despedidos, bajo el pretexto de baja productividad o enfermedad.

En Francia, Amazon presiona con reducciones de salario efectivas.

En Alemania también, Amazon utiliza las bajas por enfermedad como un pretexto para despedir a los trabajadores, presionarlos para que firmen el despido o para no renovar sus contratos. Las huelgas organizadas por el sindicato Ver.di continúan, pero no han logrado ganar protección a través de un convenio colectivo.

En todos los casos, la dirección de Amazon, que obtuvo ganancias récord el año pasado, demuestra que para ellos los trabajadores simplemente son un medio para maximizar los beneficios.

La resistencia en los centros de Amazon donde los trabajadores son más militantes y tienen voluntad de hacer huelga sigue siendo difícil, porque sin una amplia resistencia internacional la compañía, que opera globalmente, puede transferir el procesamiento de pedidos a otros almacenes y países, evitando así el impacto de las huelgas.

Por lo tanto, una lucha efectiva en o contra Amazon requiere que el combate y la coordinación cruce las fronteras, y tiene que tener en cuenta las diferentes experiencias de los trabajadores.

Es por eso que algunos trabajadores de Amazon y simpatizantes procedentes de Polonia, Francia y Alemania se reunieron en Poznań entre el 21 y el 23 de abril, para intercambiar sus experiencias.

Como en las reuniones anteriores en 2015 y 2016, las afiliaciones sindicales o los mandatos no desempeñaron ningún papel, porque para los participantes se trata de una comunicación auto-organizada más allá de las estructuras organizativas jerárquicas.

Aún más que durante las reuniones de 2015 y 2016, esta vez el tema central fueron las estrategias de lucha. Debido a los diferentes salarios y situaciones legales, muy variables entre lugares y países distintos, los puntos de referencia comunes más obvios no eran los convenios colectivos ni las demandas salariales, sino las condiciones despóticas y enfermizas de trabajo y de salud a las que se enfrentan los trabajadores en todos los centros de Amazon.

Los participantes decidieron colocar estas condiciones en el centro de una campaña conjunta “¡Amazon nos pone enfermos!”, y presionar a Amazon a través de unos días de acción para mejorar estas condiciones.

Poznań, abril de 2017.

La estadística obrera. Encuesta entre los obreros franceses (1880)

Ningún gobierno[1] (monárquico o republicano burgués) ha osado emprender una encuesta seria sobre la situación de la clase obrera francesa. Pero en cambio, ¡cuántas encuestas sobre las crisis agrícolas, financieras, industriales, comerciales y políticas!

Las infamias de la explotación capitalista reveladas por la encuesta oficial del gobierno inglés; las consecuencias legales que estas revelaciones han producido (limitación de la jornada de trabajo a diez horas, leyes sobre el trabajo de las mujeres y de los niños, etc.) han hecho a la burguesía francesa aún más temerosa de los peligros que podría representar una encuesta imparcial y sistemática.

Esperando que podamos obligar al gobierno republicano a imitar al gobierno monárquico de Inglaterra, a abrir una vasta encuesta sobre los hechos y desgracias de la explotación capitalista, vamos, con los débiles medios de los que disponemos, a intentar iniciar una por nuestra parte. Esperamos ser apoyados, en nuestro trabajo, por todos los obreros de la ciudades y campos, que comprenden que únicamente ellos pueden describir con conocimiento de causa los males que soportan; que únicamente ellos, y no salvadores providenciales, pueden aplicar enérgicamente remedio a las miserias sociales que sufren; contamos también con los socialistas de todas las escuelas que, deseando una reforma social, deben querer un conocimiento exacto y positivo de las condiciones en las que trabaja y se mueve la clase obrera, la clase a quien pertenece el provenir.Continue Reading

The Working Dead: trabaja hasta reventar. Sobre la nueva ley de Mutuas colaboradoras con la seguridad patronal

El pasado 1 de enero entró en vigor la nueva Ley de Mutuas, que ya se está dejando notar en las empresas. Con la excusa de “reducir el absentismo laboral injustificado y, por tanto, mejorar la competitividad de las empresas y, consecuentemente, la de la economía en su conjunto”, la burguesía da un gran paso en la consolidación de su particular régimen terrorista en los centros de trabajo, sin que los sindicatos subvencionados ni las fuerzas de izquierda muevan un dedo, pues esta vez no era necesaria su firma.Continue Reading

Los salarios en España

A partir de los datos que ofrece la Agencia Tributaria en su página web sobre los salarios percibidos por el conjunto de los asalariados españoles y su desglose por tramos, se pueden extraer algunas observaciones interesantes.

Si pretendemos obtener algo de información sobre la realidad de nuestra clase, las cifras que muestran el número total de asalariados y el volumen total de los salarios son engañosas, pues dentro de esos casi 16.7 millones de asalariados españoles se incluye a buena parte de la burguesía y la pequeña burguesía, que perciben sus ingresos en forma de salarios: directivos, políticos, jueces, ejecutivos, pero también abogados, arquitectos, ingenieros y todo tipo de profesionales.Continue Reading

Las condiciones de trabajo de los operarios de rampa del Aeropuerto de Barajas.

Se estima que el porcentaje que ocupa el sector aéreo en la economía española es de alrededor de un 7% del PIB. Alrededor de 6.200 empresas prestan servicios en los aeropuertos españoles, generando 140.000 empleos directos y unos 300.000 indirectos (2% de la población activa). El aeropuerto de Barajas (hoy Adolfo Suarez), por su parte, representa alrededor de un 11% del PIB anual de la ciudad de Madrid y es responsable directa o indirectamente de unos 200.000 puestos de trabajo, según el propio ayuntamiento.Continue Reading