INDIA. Obreras en lucha, como explotadas y como mujeres

Traducido de la revista Échanges nº 153, otoño 2015.

LA LUCHA DE CLASES EN LA INDIA

Se habla mucho de China y de las diversas luchas que se desarrollan allí, pero muy poco de la India, cuya población es hoy superior a la del antiguo Reino del Medio[1] (1.300 millones de habitantes en un territorio 3 veces más pequeño).

Sin duda, desde el punto de vista económico, India está bastante lejos de China, con un PIB que representa un 20% del chino y que incluso es inferior al de Francia. Pero este país no deja de ser un elemento importante en el tablero económico y político mundial, y tiene unas altas tasas de crecimiento. Como sucede en todos los países en desarrollo, el impulso económico conlleva importantes migraciones, con el desplazamiento de población desde el campo a las ciudades, el paso de la condición de campesino a la de explotado por el capital, y la relativa supresión de los particularismos locales tradicionales, culturales y de los lazos familiares. Pero, también como en todas partes, esta proletarización provoca el surgimiento de la lucha de clases, con tanta más fuerza en la medida en que la propia lucha demuestra abiertamente que las condiciones de explotación son como ya nos las imaginamos. Junto a esta lucha central, existen otras luchas específicas ligadas al desarrollo del capital industrial: contra la apropiación de tierras para los proyectos de infraestructuras y contra las distintas formas de contaminación del agua y del aire que implican estos proyectos[2].

LA SITUACIÓN DE LA MUJER Y DE LAS MUJERES PROLETARIAS

En India, las relaciones de clase se han vuelto más complejas debido a la persistencia del sistema de castas y la situación de hecho de las mujeres, sobre todo de las que trabajan. Con una situación industrial y agrícola particular en sus diferentes Estados, la India atraviesa los mismos problemas de emigración hacia el centro que el resto de países. Pero, sea cual sea la naturaleza de su trabajo, la mujer sometida a la explotación, a la que en general ya se considera de por sí inferior al hombre, tiene que sufrir en la empresa, además de su situación específica como mujer que trabaja, además del dominio de los hombres en el hogar si está casada, también la coerción de una dirección casi en su totalidad masculina (aunque el 80% de los trabajadores son mujeres). En la jerarquía sindical, el aparato burocrático del sindicato también es totalmente masculino, incluso en estas ramas industriales de mano de obra femenina.Continue Reading

Hoy más que nunca, ¡abajo la unión nacional!

130 muertos e innumerables heridos, traumatizados de por vida tras la noche de horror parisina que vivieron ayer, 13 de noviembre de 2015. Los terribles sucesos se desarrollaron apenas a unos cientos de metros del periódico Charlie Hebdo, donde perecieron los caricaturistas Cabu, Charb, Wolinski, Honoré y Tignous. Y sucede poco tiempo después de que Al-Qaeda o Daesh hicieran estallar un avión con 240 turistas rusos sobre el Sinaí.

No se trata de un terrorismo artesanal, sino de una guerra de guerrillas en la retaguardia de los distintos Estados capitalistas, grandes y pequeños, sea cual sea su ideología: yihadista, “democrática”, “totalitaria”, “panturca” o “panárabe”.

No es una guerra entre el Estado Islámico (Daesh) y Occidente, y menos aún un conflicto entre civilizaciones, ni tampoco una guerra de religión a escala planetaria, mediatizada a golpe de macabras escenificaciones (decapitaciones, voladura de Palmira y crucifixión de su arqueólogo).

La guerra es hoy un fenómeno omnipresente, en un sistema que atraviesa una crisis mundial: crisis económica, crisis ecológica del medio ambiente capitalista, migraciones masivas (provocadas por la guerra o los desastres ecológicos), descomposición de los Estados más débiles, repetidas guerras civiles en Oriente Medio, África, Asia central (Afganistán, Turquestán chino).Continue Reading

“An injury to all”: El retorno de la lucha de clases en Italia

Reproducimos un artículo publicado el pasado noviembre en Clash City Workers. Aunque no coincidimos en la perspectiva general con la que se aborda el análisis de la situación presente (por ejemplo, en la manera en que se concibe el neo-liberalismo como un mero proyecto político y no como una fase contradictoria de desarrollo del capitalismo y la lucha de clases), pensamos que contiene información útil sobre la situación del proletariado y la lucha de clases en Italia.

Conforme el gobierno de centro izquierda intensifica su proyecto de restructuración neoliberal, una ola de lucha de clases auto-organizada recorre Italia.

En 2006, Warren Buffet, el famoso especulador billonario, confesaba en una entrevista que: “Hay una guerra de clases, es cierto, pero es la mía, la de los ricos, la que la lleva a cabo y la que está ganando”. Desde entonces esta lucha de clases se ha ido agudizando en Italia. Desde el 2000, los salarios reales han ido descendiendo, registrando incluso una bajada más acentuada desde el inicio de la crisis del 2007-2008. En términos reales, actualmente los salarios son como en 1990.

Al mismo tiempo, el desempleo se ha disparado. Según las estadísticas en septiembre del 2014 había 3.23 millones de parados. La tasa de desempleo aumentó al 12.6% ese mes, mientras la tasa de paro juvenil (entre 15 y 24 años) llegaba al 42.9%. En septiembre de 1983, estas tasas eran respectivamente del 7.5% y 25.9%. El coeficiente Gini, que es el más usado para medir la desigualdad económica, ha retrocedido a niveles de los años 70. En 2012, de media, fue del 34.9%, como en 1979.

Pero probablemente, desde que empezó la actual crisis (2007/08), el indicador más evidente de la guerra de clases actualmente en curso en Italia es el aumento del poder adquisitivo de la burguesía y el continuo descenso del correspondiente al proletariado, lo que demuestra que la crisis ha sido una oportunidad que los ricos han aprovechado para privatizar las ganancias y socializar las pérdidas.Continue Reading

Contra el Workfare y el trabajo obligatorio para los parados: campaña internacional del 25 de abril al 2 de mayo

A partir de mañana se inicia una semana de movilizaciones en el Reino Unido contra el programa workfare. Nos parece interesante conocer cómo se lleva a la práctica en otros países esa famosa iniciativa del Trabajo Garantizado abanderada por IU, en su pugna electoralista con Podemos. Como dijimos en su momento, la aparentemente amable propuesta de los demagogos está destinada a convertirse en trabajo obligatorio para los parados, la moderna versión de las viejas workhouses inglesas. [Texto extraído de mondialisme.org]

La organización británica Boycott Workfare ha convocado una semana internacional de lucha entre el 25 de abril y el 2 de mayo contra el trabajo obligatorio y las sanciones de las que son víctimas los beneficiarios de los subsidios. El grupo holandés Doorbraak apoya esta iniciativa y también ha lanzado un llamamiento para movilizar a los trabajadores y las organizaciones de los Países Bajos. Ya se han planeado varias acciones en ambos países. ¡Uníos a nosotros u organizad algo en vuestros barrios! Continue Reading

Naufragios, masacres y fuerza de trabajo sobrante

A propósito de los recientes naufragios en el Mediterráneo que han sepultado bajo el mar a centenares de trabajadores procedentes del norte de África, publicamos a continuación un breve y elocuente texto de Paul Mattick (Cómo resuelve la burguesía el problema del paro) con una introducción del compañero Karlchen.

Las masacres de parados y de refugiados negros en Libia por parte de los yihadistas, los pogromos contra los trabajadores “extranjeros” en Sudáfrica, los frecuentes naufragios de barcos llenos de parados inmigrantes, que llegan a pagar más de 7.000 € por un asiento rumbo a la muerte, la activa complicidad del capitalismo con estas formas de reducir las “estadísticas del paro”; todos estos recientes acontecimientos ocupan las portadas de la prensa.

Pero hay algo que seguro que no dirán los dirigentes capitalistas ni sus periodistas a sueldo, ni tampoco esas almas caritativas y “humanitarias”.

Con la sangre, el fuego y el hambre, el capitalismo resuelve a su manera el problema del paro.Continue Reading

La prensa de los patrones contra la huelga de técnicos de Telefónica

Hace unos días informamos sobre la huelga de los técnicos subcontratados que trabajan para Telefónica en Madrid, anunciando que estaba a punto de extenderse por todo el país a partir del día 12, como efectivamente ha ocurrido.

La huelga primero fue acogida con el silencio absoluto de la prensa, y luego vinieron las maniobras de los sindicatos colaboracionistas y la empresa. Pero como los trabajadores subcontratados de Telefónica siguen empeñados en no cumplir el papel que les corresponde en la sociedad capitalista: trabajar para enriquecer a otros, como continúan en huelga defendiendo su tabla de reivindicaciones, la prensa de los patrones ha tenido que salir en auxilio de la multinacional, uno de los “buques insignia” de la economía nacional española. Y a la vez que tratan de sabotear por todos los medios la organización y la lucha de los proletarios subcontratados, los plumíferos a sueldo de los capitalistas, sin saberlo, les dan una palmada en la espalda como diciendo: “vais por el buen camino”.Continue Reading