Declaración final de la reunión transfronteriza de trabajadores de Amazon en Poznań, 21-23 de abril de 2017

Amazon sigue haciendo todo lo posible para que sus empleados en los almacenes y centros de entrega trabajen en unas condiciones que les hacen enfermar y les desgastan en pocos años.

En Polonia, en 2016, la restrictiva ley laboral impidió convocar una huelga en Amazon, que más de 2000 trabajadores habían aprobado en una votación. Hoy, los trabajadores que se defienden son despedidos, bajo el pretexto de baja productividad o enfermedad.

En Francia, Amazon presiona con reducciones de salario efectivas.

En Alemania también, Amazon utiliza las bajas por enfermedad como un pretexto para despedir a los trabajadores, presionarlos para que firmen el despido o para no renovar sus contratos. Las huelgas organizadas por el sindicato Ver.di continúan, pero no han logrado ganar protección a través de un convenio colectivo.

En todos los casos, la dirección de Amazon, que obtuvo ganancias récord el año pasado, demuestra que para ellos los trabajadores simplemente son un medio para maximizar los beneficios.

La resistencia en los centros de Amazon donde los trabajadores son más militantes y tienen voluntad de hacer huelga sigue siendo difícil, porque sin una amplia resistencia internacional la compañía, que opera globalmente, puede transferir el procesamiento de pedidos a otros almacenes y países, evitando así el impacto de las huelgas.

Por lo tanto, una lucha efectiva en o contra Amazon requiere que el combate y la coordinación cruce las fronteras, y tiene que tener en cuenta las diferentes experiencias de los trabajadores.

Es por eso que algunos trabajadores de Amazon y simpatizantes procedentes de Polonia, Francia y Alemania se reunieron en Poznań entre el 21 y el 23 de abril, para intercambiar sus experiencias.

Como en las reuniones anteriores en 2015 y 2016, las afiliaciones sindicales o los mandatos no desempeñaron ningún papel, porque para los participantes se trata de una comunicación auto-organizada más allá de las estructuras organizativas jerárquicas.

Aún más que durante las reuniones de 2015 y 2016, esta vez el tema central fueron las estrategias de lucha. Debido a los diferentes salarios y situaciones legales, muy variables entre lugares y países distintos, los puntos de referencia comunes más obvios no eran los convenios colectivos ni las demandas salariales, sino las condiciones despóticas y enfermizas de trabajo y de salud a las que se enfrentan los trabajadores en todos los centros de Amazon.

Los participantes decidieron colocar estas condiciones en el centro de una campaña conjunta “¡Amazon nos pone enfermos!”, y presionar a Amazon a través de unos días de acción para mejorar estas condiciones.

Poznań, abril de 2017.