Sobre la situación laboral en Correos

Al hilo de los breves informes publicados en Workers’ Wild West sobre las condiciones de trabajo en el Royal Mail británico, un trabajador que lleva alrededor de 10 años como eventual en Correos nos ha mandado estas notas.

***

Voy a intentar hacer una pequeña valoración sobre como es la situación en Correos actualmente.

Empezaré hablando de aquellos puestos que conozco peor e iré continuando con aquellos en los que he realizado más trabajo.

Atención al cliente

En las oficinas repartidas por toda España se están dando ciertas circunstancias que se deberían mirar con detenimiento:

1-En primer lugar hay que señalar que en la mayoría de las oficinas se trabaja por encima de lo estipulado en el convenio, no se trabaja uno de cada tres sábados sino uno de cada dos por falta de personal. Además en aquellas oficinas que están dentro de determinados centros comerciales es bastante habitual que se trabaje también los domingos dado que estos centros abren todos los días.

2-Lo de atención al cliente es bastante relativo, los jefes presionan para que se intente realizar venta de productos que los clientes ni quieren, ni solicitan. Tal es el caso de seguros para los envíos, lotería y demás añadidos. Digo presión porque todos los días al acabar la jornada se pregunta cuantos de estos productos (el que haya decidido la empresa en cada momento) se han conseguido colocar. Se insiste en realizar este tipo de ventas.

Clasificación

En clasificación encontramos también ciertas singularidades:

1-Falta de respeto por los trabajadores: Se les grita, se les amenaza. Esto no ha sufrido cambios desde hace bastante tiempo.

2-Aumento de la presión:  Día tras día hay que aguantar a jefes que acosan, te persiguen, te siguen hasta el baño únicamente con un objetivo, subir la productividad.

3-Tampoco aquí se escapa al gran mal que azota correos: Falta de contratación, se pretende sacar mas producción con menos gente.

4-Debido a la presión y al aumento de productividad es fácil encontrar a gente con lesiones muy graves y variadas. Desde tendinitis (nunca reconocidas por la empresa como enfermedad laboral) hasta roturas derivadas de hacer movimientos en contra de la seguridad laboral a causa de las prisas que conlleva aumentar la productividad a tales extremos.

5-Cargas demasiado pesadas: En un total desprecio hacia los trabajadores es habitual que estos estén obligados a levantar cargas que superan los veinticinco kgs. A consecuencia de ellos asistimos a lesiones.

6-Falta de equipo: Si bien desde hace un par de años se están repartiendo botas de seguridad y chalecos reflectantes hay una ausencia total de equipo de trabajo distribuido por la empresa. No se dan bolígrafos, no se dan jerseys, chubasqueros cuando es necesario, incluso es bastante habitual que falten palets, jaulas, carros, cartones o bandejas con las que realizar el trabajo.

7-Tampoco se pone demasiado énfasis en hacer del entorno de trabajo un lugar cómodo; Trabajos que se deberían realizar sentados se realizan de pie. El aire acondicionado no suele funcionar en los centros, la calefacción igualmente suele brillar por su ausencia.

Reparto en moto

1-En el reparto en moto nos encontramos con los consabidos problemas en contratación: Cada vez hay menos personal para mas trabajo.

2-Se están alargando las secciones, se aumenta el número de entregas a realizar. Esto es bastante preocupante porque se traduce en que los carteros suponen un peligro no solo para si mismos sino para el conjunto de la gente que se cruza con ellos por las calles. Se superan los límites de velocidad permitidos a causa de la presión ejercida.

3-Los vehículos y el material están en malas condiciones: Tanto las motos, las furgonetas como los cascos se encuentran en condiciones desastrosas. Han llegado a salirse ruedas de las motos durante el reparto con el peligro que esto supone, el mantenimiento es insuficiente para estos vehículos que están sometidos a muchísimo desgaste.

Enlaces Rurales

1-Nuevamente falta de contratación: Los enlaces rurales llegan a tener reparto en rutas con un gran kilometraje, nuevamente se tienen que saltar los límites de velocidad porque no da tiempo.

2-Aquí el aumento de las rutas no solo supone un perjuicio para los trabajadores, hay zonas por las que el cartero pasa una vez a la semana porque es imposible pasar con mas asiduidad.

3-Muchas veces estas rutas incluyen caminos de cabras por los que aventurarse motorizado supone un peligro inmenso.

4-También es importante señalar que muchos de lxs compañerxs que realizan este trabajo tienen que aportar su propio vehículo, sin que les cuenten el total del kilometraje ni se tenga en cuenta el desgaste al que está sujeto el vehículo. Llanamente diré que no sale rentable ese gasto.

Reparto a pie

En el reparto a pie encontramos casi todos los problemas que antes hemos visto.

1-Falta de personal.

2-Secciones de reparto abusivas llegando a superar 10 kms bastante a menudo.

3-Sobrecargas: Peso desorbitado (la respuesta a la falta de espacio de la que se quejaban los carteros se tradujo en carritos mas grandes)

4-Material insuficiente

5-Las PDAS fallan muchísimo, el sistema es poco fiable.

6-Amenazas, insultos, desprecios.

7-No se cubren las bajas, los días de asuntos propios ni las vacaciones.

8-No se están respetando los derechos laborales adquiridos (ni los días por enfermedad familiar, ni siquiera los días por fallecimiento de un familiar, esto lo debemos extender a todos los puestos de esta empresa)

9-No se aceptan las bajas laborales derivadas de lesiones ocurridas durante el trabajo o in itinere (también de nuevo esto lo debemos de relacionar con todos los puestos, no es exclusivo del reparto).

Hasta aquí puedo leer, estoy seguro de que me faltan muchas cosas por decir, estoy seguro de que me han pasado desapercibidos mil problemas que vemos todos los días. Sin embargo creo que cada persona que pueda leer esta lista debería hacer autoanálisis y sumar aquellos puntos relevantes que ve todos los días.

Un abrazo a todxs.