El horrible circo del mercado laboral

Pasamos a reproducir un escrito de una trabajadora en busca de empleo en el que se denuncian los abusos a los que se ven sometidos muchos trabajadores en los procesos de selección de personal. Ante semejante muestra de desprecio hacia los desempleados, la autora ha tomado la iniciativa de publicarla en la web que reseñamos: http://malditocircodeloshorrores.com.
En este caso concreto, la trabajadora, habida cuenta de los tiempos que corren, acostumbrada a los desmanes generalizados y asumiendo la carencia de derechos básicos, evita sorprenderse de los incumplimientos acostumbrados en los trabajos a los que opta. Sin embargo, la cosa pasa de castaño a oscuro cuando además se denigra a los solicitantes que acuden en busca de empleo, con un desprecio total hacia las condiciones en las que se realiza el proceso. ¿Tendría que haber una legislación especial que los regulase para no dejar a la intemperie a las personas que se presentan a buscar trabajo y que estas desconsideraciones dejaran de ocurrir? ¿O quizá, en lugar de eso, los trabajadores tendríamos que estrechar lazos partiendo de los intereses comunes que compartimos, para imponerlos y no permitir abusos?
Ante los hechos a los que cotidianamente se enfrentan los obreros, efectivamente, la única salida es buscar la solidaridad de los iguales. Estas iniciativas, que se suceden de manera aislada en un primer momento, buscan sin embargo una confluencia. En este caso, animan a aquellas personas que se encuentran en situación similar o tengan algo que denunciar a que lo hagan a través de la web. Haciendo nuestro ese llamamiento, os invitamos a que leáis la denuncia y a su vez mandéis las vuestras, también a nuestro correo elsalariado@gmail.com.

MALDITO CIRCO DE LOS HORRORES

Os pido un par de minutos para leerme, también que si lo consideráis oportuno compartáis esta denuncia para que llegue a la mayor cantidad posible de gente!!!

Voy a contaros la situación que viví el pasado 15 de Octubre 2015 porque creo que es el deber de todos luchar contra estas situaciones, darlas a conocer y que quienes las propician no se vayan de rositas…

Siempre he querido ir al Circo de los Horrores y por eso les sigo (soy una de sus 502.308 seguidores) en su página de Facebook. No dudo de que los artistas que en él trabajan sean eso, unos artistas! Ni tampoco de que sus espectáculos sean de calidad, de lo que dudo es de la integridad de la empresa. Y os cuento:

El día 13 de Octubre cuelgan una imagen en la que dicen que necesitan camareros, en ella indican que quienes estén interesados acudan a su carpa dos días después (día 15) a las 11.30 hrs, esto que para algunos puede pasar desapercibido, es el primer punto de la vergüenza, está bien que hagan un llamamiento por Facebook, incluso que no hagan un filtrado previo (poco serio), pero es de muy poca consideración, sin siquiera saber cuanta gente acudirá, citarnos a todos a la misma hora, ¿ES QUE EL TIEMPO DE LOS PARADOS NO VALE NADA?

Oferta de empleo

 

Aun así me presento, con toda mi ilusión por cierto. Me encuentro con unas 20 personas esperando, (con la cantidad de seguidores que tienen podían haber sido muchas más, y más teniendo en cuenta que no todas se enteraron por el anuncio de Facebook). Hay una chica (Eva) realizando las entrevistas de trabajo en un tráiler, aquello era como la pescadería, sin ninguna organización, ni información… apáñate pidiendo “la vez”, pero eso es una minucia comparado con tener que esperar en la calle, con frío, sin un sitio dónde sentarte, sin un aseo, y sin un sitio cerca donde poder beber agua o tomar un café calentito, (hubiera sido muy considerado al menos sacar unas sillas, y haberse proveído de unas cuantas botellas de agua y un par de termos de café/agua caliente para infusiones). Casi tres horas pasando frío!!!! (2h 45min exactamente), LA GENTE SENTADA EN EL MALDITO ASFALTO, entrevistas que se iban acortando conforme pasaba el tiempo (era evidente), algunas duraron 20 minutos al principio, la mía, la última, no llegó a 4 minutos. Hoy día 21 casi estoy curada del resfriado que me pillé y ya casi he olvidado lo estúpida que me sentí por acudir a un llamamiento así y también por no irme al ver lo humillante que era presentarse cómo candidato en aquel HORROR DE CIRCO.

Si aún no os habéis cansado de leer, ahora pasaré a lo que fué la entrevista en sí; Por fin llega mi turno y entro con una actitud positiva, sin dejar que me deshinchase todo lo que estaba pensando. Eva (encargada según me dijo) se sienta a mirar mi currículum sin darme ni los buenos días, sin presentarse, sin mirarme ni a la cara, evidencias de que ya no tenía interés alguno en más candidatos y me iba a entrevistar para que no montara el pollo por mi espera, simplemente. Me informa de que la persona contratada no sólo deberá atender en barra sino estar pendiente de otras cuestiones cómo las reposiciones. El horario es dos horas antes de la función, la función en sí y lo que se tarde en recoger (vamos que no es un horario fijo), en principio 4 días semanales, con un contrato de 30 horas mensuales y un salario de 200€/semana (es decir: 800€/mes, entiendo que brutos, por 30 horas), lo que me resulta interesante (teniendo en cuenta situación actual del país), lo fuerte no es esto, lo fuerte es que me dice que ahora tienen 4 funciones semanales pero que podrían llegar a ser 6 e incluso 7 los días de función, a lo que yo le digo que por mí estupendo, que cuanto más trabajo mejor, AGARRÁOS CON LA RESPUESTA: -No, no!!… si el sueldo es el mismo aunque se amplíen los días de función.

Me callé y no debí hacerlo, debí decirle que eran unos impresentables, pero necesitaba el trabajo y no lo hice… Le pido una tarjeta y no tiene, pero me dice que no me preocupe, que me llama al día siguiente, igualmente le pido un número y me lo anota en un post-it (de ahí saqué su nombre), no, no me llamó, tal vez no le interesaba, o se me notó demasiado en la cara que me parecía totalmente abusivo que pagaran lo mismo por trabajar 4 que 7 días. No obstante, al menos, podría haber indicado que llamaría el 16 a los seleccionados y no dárselas de bienqueda con un “No te preocupes que te llamo” que es evidente que no llegará… A todo esto lo poco que me contó lo hizo mientras recogía sus cosas y las guardaba en el bolso a toda prisa, debería tener mucha hambre…

Nunca he ido, y ahora sé que no iré porque me niego a hinchar las cuentas de una empresa con tan poca calidad humana, con tan poca ética, odio perdérmelo, pero he de ser consecuente y esto habrá valido la pena si consigo que una sola persona se niegue a acudir a su espectáculo por anteponer la ética a la diversión.

Si llegaste hasta aquí… Mil gracias por leerme!